[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"34038","attributes":{"class":"media-image aligncenter size-full wp-image-226684","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"341","alt":"Aznar y Rajoy, seg\u00fan nos dicen fuentes "}}]]

La reducción del Estado del bienestar por la vía acelerada de los recortes y la subida de impuestos para hacer frente entre otras cosas al sostenimiento financiero están ahogando a millones de españoles, pero para el expresidente José María Aznar queda margen para reducir el sector público. La FAES ya dictó la primera ronda de reformas económicas que el Gobierno acometió disciplinadamente, y al llegar el ecuador de la legislatura instó a hablar de "valores", es decir, Cataluña y ETA. A la vista de los resultados de la agenda de FAES, el discurso de este jueves de Aznar en la universidad estadounidense de Yale debería tenerse en cuenta de cara a una segunda ronda de reformas económicas de calado.

Reclama "voluntad, coraje y determinación" a los líderes
El presidente de la fundación ideológica del PP, la FAES, ha asegurado que la situación económica en España "se ha estabilizado" y ahora es el "momento de pensar en grande", llevando a cabo una bajada de impuestos y recortando los límites del Estado del bienestar, entre otras medidas. Según recoge La Nueva España, en la intervención The future of southern Europe, Aznar defendió que "Europa necesita un plan de acción bueno y claro que los ciudadanos puedan entender, compartir y apoyar, así como líderes con la fuerza de voluntad, el coraje y la determinación de llevarlo a cabo".

"Los límites del Estado de bienestar"
Se supone que esas medidas ya las está pilotando la derecha europea, pero Aznar dice ahora que hay cinco puntos urgentes que necesitan "visión y liderazgo" en la UE: la consolidación del euro y la puesta en marcha de reformas estructurales profundas; la revisión de los límites del Estado del bienestar; la búsqueda de una nueva narrativa e instituciones más representativas; la definición de su posición en el mundo, y el fortalecimiento de la alianza transatlántica.

Cero autocrítica
En la repetición de su discurso liberal de siempre, ajeno a fiascos recientes en el tiempo, Aznar ha mantenido que "tenemos que encontrar un equilibrio más razonable entre derechos y responsabilidades y entre Estado e individuo" así como que "Europa necesita menos intervención gubernamental y más libertad económica". Nada autocrítica, cuando tanto EEUU como Europa han sostenido sus bancos con dinero público en un alarde de intervencionismo y de dilución de irresponsabilidades en el erario público. Él propio Aznar, como amigo personal de Miguel Blesa, tuvo la oportunidad de conocer de cerca la gestión de alguna de esas entidades financieras quebradas.

Más militarización de Europa
En cuanto a la crisis institucional, Aznar reclamó a Europa "instituciones más representativas y eficientes, más rendición de cuentas y menos burocracia". "Necesita estados sólidos, comprometidos con el proyecto europeo y dispuestos a trabajar más estrechamente frente a la creciente competencia", alertó. Instó igualmente a una "revisión" de las fuerzas militares europeas porque "el paraguas de Estados Unidos no va a estar ahí siempre".