Miguel Ángel Araujo, exconsejero de Caja Madrid a propuesta del PP, es uno de los casos más sangrantes entre los usuarios de las tarjetas opacas. Mientras la entidad en la que trabajaba colapsaba, él publicó un libro llamado Quo Vadis Hispania? en el que daba lecciones sobre las razones de la crisis y preguntaba "quién nos ha estafado" o "quiénes son los responsables". Ahora se dedica a conceder entrevistas intentando explicar por qué disfrutaba de una tarjeta opaca a cargo de la entidad quebrada y en la que podía disponer de hasta 1.800 euros anuales, que él dispuso en veterinarios, dentistas, supermercados... hasta un total de 212.900 euros.

Responsabilidad tributaria de la empresa
Entrevistado en El Programa de Ana Rosa, Araujo ha insistido en que su tarjeta se remonta a 1997 y que él no podía cobrar en Caja Madrid porque trabajaba para el Ayuntamiento y esa tarjeta era su forma de cobrar sus servicios: "Nunca podíamos pasar la comida, ni gastos de gasolinas... Yo tenía hasta 1800 euros al mes. Trabajaba gratis, era como compensación de mi sueldo". También ha subrayado que él no era titular de la tarjeta sino que estaba a nombre de Caja Madrid, que tenía controlados todos los gastos que se hacían con ella, y que él era el beneficiario, por lo que era la caja la que tenía la responsabilidad de liquidar a Hacienda. "Los que tienen tarjeta de empresa de beneficiario no tributan, tributará la empresa. En todas las empresas de España es así. Estas tarjetas están contabilizados en órganos de dirección", ha insistido.



Agradecido de estar en el PP, que no ha tomado medidas
Araujo ha explicado también que en la comisión de control a la que pertenecía no eran contratados sino elegidos políticamente y no tenían contrato: "No somos como los ejecutivos. (...) No me ha llamado el juez ni me va a llamar. Yo no he estado en Bankia en mi vida, estuve justo hasta que desapareció Caja Madrid, donde me nombraron por 6 años y me echaron sin indemnización". También ha expresado la suerte que tiene por "no estar en el PSOE", que ha expulsado a los militantes que se beneficiaron de estas tarjetas, ya que "en el PP escuchan" a la gente.

Mensaje a los preferentistas
El exconsejero de Caja Madrid se ha mostrado convencido de que los preferentistas de la entidad que no tenían "capacidad" recuperarán su dinero, pero al resto les ha lanzado el siguiente mensaje: "Hay que tener mucho cuidado cuando te ofrecen el 7% de interés y el dinero está al 2%".