Alfredo Prada ha sido un ‘hombre de Rajoy’ desde que en 2008, en medio de la lucha abierta por el poder del PP, apoyó al ahora presidente popular. En noviembre pasado, anunció que dejaba la política, después de que la cúpula popular no le eligiera para encabezar la lista por León.

El PP le ofreció ir como número dos, por detrás de Eduardo Fernández, y Prada dijo que no, que prefería volver a su despacho de abogados que fundó hace 30 años.

Consejero de Aguirre
Prada entró en Nuevas Generaciones de Alianza Popular, en León, y llegó a ser presidente provincial. En 1993 dio el salto a la política nacional como senador. En 2003, fue nombrado vicepresidente segundo y consejero de Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, un puesto que ocupó hasta 2008, y que compaginó con su cargo de presidente y consejero delegado de la entidad pública Campus de la Justicia.

La lideresa le destituyó tras su apoyo a Rajoy
Fue destituido por Aguirre después de que Prada entrara en el Comité Ejecutivo Nacional a propuesta de Mariano Rajoy, a quien había apoyado de cara al Congreso Nacional del PP en 2008, cuando el liderazgo de Rajoy estaba en cuestión por un sector importante del PP, en el que se incluía Esperanza Aguirre.

Víctima de los espionajes de la Comunidad de Madrid
Después de su salida del Ejecutivo regional, Prada denunció que había sido víctima del espionaje político en la Comunidad de Madrid, en la etapa de Francisco Granados como consejero de Justicia e Interior, con Esperanza Aguirre de presidenta.

En las elecciones generales de 2011, Prada consiguió un escaño en el Congreso de los Diputados, donde ha sido presidente de la Comisión de Justicia. Ha sido, además, secretario ejecutivo del PP en el exterior.