[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"23880","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-323693","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"319","alt":"Marcial Mar\u00edn, consejero de Educaci\u00f3n, y Mar\u00eda Dolores Cospedal"}}]] Marcial Marín, consejero de Educación cuando María Dolores Cospedal era presidenta de Castilla-La Mancha



Cuando a primera hora del jueves el nombre de Marcial Marín era filtrado por Moncloa como secretario de Estado de Educación en sustitución de Monserrat Gomedio, pocos periodistas en Castilla-La Mancha, no así en Madrid (imaginamos por falta de referencias del personaje), daban crédito a lo que a lo largo de la tarde se confirmó. El exconsejero de Educación del Gobierno de María Dolores Cospedal será nombrado este viernes por el Consejo de Ministros número dos del Ministerio de Educación, cartera que Mariano Rajoy  ofreció a su  secretaria general para apartarla de Génova, después de la huída de Wert y del batacazo electoral, y que ésta rechazó por considerarla insuficiente y arriesgada para sólo cinco meses de titularidad.

El peor candidato posible…
Y es que nadie, incluido el propio PP, habría apostado por Marcial Marín como secretario de Estado de Educación. “No por nada, es que no tiene ni idea del mundo docente”, reconocen a ELPLURAL.COM fuentes conservadoras de Castilla-La Mancha, que no entienden tampoco “cómo el peor consejero de Cospedal, junto al de Sanidad, causante en parte del resultado electoral del 24-M, es premiado con este cargo de 100.000 euros al año”, dicen. Y razón no le falta a nuestros interlocutores, ya que Marín antes de 2011 no sabía que era un colegio, ni un aula, ni un programa educativo ni mucho menos un proceso pedagógico que conlleve una acción curricular de contenidos a impartir. ¿Por qué, entonces, un bisoño, administrativo de una asociación empresarial de Albacete, es elevado a la Secretaria de Estado de Educación, ocupada siempre (al menos en democracia) por grandes especialistas en la materia? Las mismas fuentes lo tienen claro: “Rajoy echa mano de un ignorante en la materia para los  cinco meses que quedan de Gobierno, contenta a Cospedal y pone a un don nadie a los pies de los caballos que tendrá que lidiar con la Lomce, de la que es un acérrimo defensor, evitando así quemar a un peso pesado”.

…para sindicatos y padres, también
Tal rechazo ha provocado el nombramiento de Marín, que el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza se ha apresurado a  catalogar, en declaraciones a la Ser, de “insulto a la comunidad educativa, por ser un antidemocrático, un gran recortador” y un fans “de la educación privada y concertada”. En parecidos términos se expresaba en los mismos micrófonos el representante sectorial de CC OO: “No sabe de educación, se ha ensañado con la comunidad educativa y su gestión al frente de la Consejería de Castilla-La Mancha sólo puede ser calificada de nefasta y caótica”. Pero no solo eso, este periódico ha contactado con representantes de la federación de Ampas castellano-manchegas, asegurando que “si es verdad el nombramiento del señor Marín, el presidente del Gobierno estará faltándonos el respeto a las madres y padres de una región donde los recortes llevados a cabo por este señor han puesto en peligro a la educación pública”.

Siete mil despidos, cierre de colegios rurales…
Protestas sindicales y de padres que no son fruto de un enfado momentáneo. No. Es un cabreo de cuatro años viendo como la educación pública era desmantelada paulatinamente por el Gobierno de Cospedal a través de su brazo ejecutor, Marcial Marín, siempre dispuesto a apoyar al mundo cornúpeta, declarándose un tenaz seguidor de los toros y derivados, mientras que eliminaba la gratuidad de los libros de texto, descartaba las becas de comedores escolares, cercenaba las rutas de transporte escolar, despedía a 7.000 profesores y maestros, según los sindicatos, siendo Castilla-La Mancha la comunidad con mayores recortes en esta materia y con menos inversión en educación. Y lo que es peor, dio cerrojazo ignominioso a un centenar de colegios rurales porque, siempre según sus apreciaciones, eran deficitarios. Cierres, algunos de ellos paralizados por la Justicia (ver auto del TSJCM).

…y sentencia en contra por despedir a embarazadas
Éste es el nuevo secretario de Estado de Educación. Un enchufado de Cospedal ajeno a la comunidad educativa, pero más papista que el Papa cuando se trata de defender la educación concertada, y un responsable político que ha recibido cientos de críticas y alguna que otra sentencia, como decimos, contra su forma de llevar una consejería que ha estado en el centro de la polémica durante los últimos cuatro años. En este sentido, esta redacción recogió un caso esperpéntico donde decíamos que ser profesora interina en Castilla-La Mancha y pretender ser madre al mismo tiempo era incompatible con el mantenimiento del puesto de trabajo, ya que Marcial Marín consideró en su momento a las futuras madres como profesionales no idóneas al “no poseer la capacidad funcional para ejercer la labor docente”. Y como no es broma. Y como no exageramos ni un milímetro, ni añadimos calificativos que a cualquiera le vendrían a la cabeza, adjuntamos el documento donde se acredita lo dicho (ver sentencia). Y este hombre, si un arrebato de cordura a última hora de Rajoy no lo impide, será nombrado ese viernes secretario de Estado de Educación.