Apenas ocupa unas líneas finales en las informaciones sobre los clientes e intermediarios españoles en el paraíso fiscal de las Bahamas. Entre la lista desglosada por El Confidencial aparece un "Gustavo Pérez Carballo Villar, hijo de un exconsejero de la Junta de Castilla y León" que aparece como administrador de la sociedad Rustraductus Corporation, registrada en 2012 por el bufete especializado en compañías ‘offshore’ Trident Trust. 

Un apellido clave en la carrera política de Aznar
Hubo un tiempo en el que los apellidos Pérez Villar abrían puertas en Castilla y León, concretamente aquellos días en los que José María Aznar empezaba a escalar peldaños políticos en aquella comunidad. Ese exconsejero al que alude la noticia es Miguel López Villar, otrora poderoso vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda de la Junta que presidía su amigo Aznar. La importancia que tuvo este político en la carrera política del expresidente del Gobierno no se corresponde con la escasa relevancia que el propio Aznar le concede en sus memorias. Según resume Graciano Palomo el  pasa de puntillas por la figura de su exy su apoyo en sus inicios y apenas dice de él que “me interesó porque era extraordinariamente proactivo” y “tenía mentalidad de emprendedor”. El problema es que, como otros de los principales de los colaboradores y amigos de juventud de Aznar, como Miguel Blesa, este exconsejero tuvo problemas con la justicia y quizá no quedaba muy bien en las memorias.

El ‘caso minería’: juez y parte en subvenciones
Este político fue condenado por prevaricación por conceder de forma irregular desde su responsabilidad en la Junta de Castilla y León subvenciones a empresas mineras asesoradas por su esposa, Rosario Carballo. Una de las empresas subvencionadas por la Junta con el asesoramiento de la esposa del consejero recibió por ejemplo 14 millones de ayuda con cargo al fondo social minero para pagar indemnizaciones a obreros despedidos, pero la sociedad estaba en suspensión de pagos y fue el Fogasa el organismo que acabó asumiendo los pagos. A pesar de que el caso ya había sido denunciado la Junta concedió al exconsejero la explotación de una ITV en León y también fue enviado al Senado.

Los ecos de la caja B del PP no podían faltar
Pérez Villar tiene otros pasajes biográficos inquietantes, como su mención en un documento ante notario depositado por el extesorero popular Rosendo Naseiro en 1990 cuando éste intentaba guardarse las espaldas en torno a la investigación de la presunta financiación irregular de Alianza Popular y su refundación como PP. En aquellos documentos, difundidos por eldiario.es, Naseiro dejaba constancia de que como tesorero había actuado bajo la “supervisión, directrices y criterios” de Aznar y que éste le remitió a Pérez Villar para tratar “todos los temas de contenido económico” relativos a Castilla y León. Los papeles de Bárcenas remontan la contabilidad paralela en el PP hasta los tiempos de Naseiro.

De León a Bahamas
Ahora es el hijo de aquel consejero el que aparece vinculado a paraísos fiscales, pero Gustavo Pérez Villar ya contaba con su propio historial de sombras. En 2002 tuvo que dimitir de Ebro Puleva tras firmar una OPA sobre La Seda de la que se desvinculó la compañía agroalimentaria. Y en 2014 la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) le sancionó con 50.000 por infracción grave ante lo que consideraron “prácticas de manipulación de mercado” en relación con las acciones de La Seda de Barcelona en 2008.