En la imagen, Carlos Fabra a su llegada a la Ciudad de la Justicia. EFE/Archivo En la imagen, Carlos Fabra a su llegada a la Ciudad de la Justicia. EFE/Archivo



No está el país para bromas y menos para indultos. El Gobierno de Rajoy sabe que la ciudadanía exige mano dura con los corruptos y conceder el indulto a corruptos sería algo intolerable. No ha habido indulto para Matas, todo un ex ministro de Aznar y ex presidente de Baleares, que está en la cárcel, y no hay indulto para Carlos Fabra, el todo poderoso cacique del PP en la provincia de Castellón. Tampoco para el ex presidente del Sevilla, José María del Nido. Ambos intentaron todos los recursos  posibles para evitar ir a prisión y todos les fueron denegados.

Carlos Fabra, el más agraciado con la lotería
Carlos Fabra, hijo y nieto de presidentes de la Diputación de Castellón y padre de la diputada del PP Andrea Fabra, es famoso por dos cosas: por construir un aeropuerto sin aviones y por ser probablemente el español al que más veces le ha tocado la lotería. Las sospechas siempre planearon sobre él, le presentaron varias denuncias pero, casualmente por los juzgados y la Audiencia Provincial de Castellón pasaron más jueces que por ningún sitio. Los que llegaban y se encontraban con los sumario de Fabra acababan pidiendo el traslado. Al final Fabra tuvo que sentarse en el banquillo y, aunque no se le pudo condenar por cohecho o por tráfico de influencias, sí fue condenado por delito fiscal a cuatro años de cárcel. Sus ingresos oficiales y sus gastos no cuadraban. Aunque el Fiscal pidió su inmediato ingreso en prisión, la Audiencia de Castellón admitió a trámite la petición de suspensión de condena y el Fiscal recurrió. Hace más de una año que fue condenado y ahora ya no le quedan cartuchos judiciales, tendrá que entrar en la cárcel para cumplir los cuatro años de condena.

Pasión por el Sevilla y por Marbella
Una de las derivadas de los distintos sumarios de corrupción que se descubrieron en Marbella fue el llamado "caso minutas", en el que se descubrió que José María del Nido como abogado había cobrado unas minutas astronómicas por defender a diferentes imputados por casos de corrupción. Fue condenado a 7 años de cárcel por malversación. El ex presidente del Sevilla club de fútbol tuvo que dimitir cuando la Audiencia de Málaga decretó su ingreso en prisión. Compareció ante los medios de comunicación lloroso, asegurando que estaba reinsertado y que devolvería hasta el último euro. No le sirvió de nada y el pasado mes de marzo entró en la cárcel, donde tendrá que continuar porque el Consejo de Ministros le ha denegado el indulto.