El alcalde de Burgos, Javier Lacalle y el empresario Antonio Miguel Méndez Pozo El alcalde de Burgos, Javier Lacalle y el empresario Antonio Miguel Méndez Pozo (d)



Diez meses después de las protestas en el barrio de Gamonal en Burgos, los vecinos han vuelto a movilizarse, ahora contra las obras de remodelación  integral de la plaza de toros adjudicada por 5,6 millones de euros por el Ayuntamiento de Burgos a una unión temporal de empresas en la que figura el empresario Antonio Miguel Méndez Pozo, el constructor que iba a remodelar el bulevar en el centro de la ciudad, y que provocó las anteriores protestas.

Piden que el dinero tenga fines sociales
Los vecinos, que han organizado lo que denominan "asamblea contra la especulación", piden que el dinero se destine a fines sociales y ayudas a los desempleados.

Quema de contenedores
Este viernes, se había convocado una asamblea en el centro de la ciudad, que terminó siendo una marcha de cientos de personas  hasta el barrio del Gamonal. Un grupo de manifestantes  incendió algunos contenedores, y provocó la intervención de los antidisturbios, que llegaron a disparar pelotas de goma.



Las protestas de enero pasado
En enero, los vecinos del Gamonal protagonizaron las protestas contra la remodelación del bulevar, que se mantuvieron durante una semana.  Los manifestantes reclamaban al alcalde de Burgos, Javier Lacalle, que suspendieran las obras, por un coste de ocho millones de euros, a lo que hay que añadir un aparcamiento privado, por cinco millones.

Las adjudicaciones a el jefe
Detrás de aquellas obras y de la remodelación, ahora, de la plaza de toros está el empresario Antonio Miguel Méndez Pozo, al que llaman en Burgos  'El Jefe' y que fue condenado en la década de los 90 a siete años de cárcel por corrupción. Como ya contó ELPLURAL.COM, vinculado al PP desde antes que Aznar llegara a presidente del Gobierno.

Una empresa vinculada a la operación Púnica
Méndez Pozo, dueño de gran parte de los medios de comunicación de Castilla y León, entre ellos del Diario de Burgos, es adjudicatario de las grandes obras en la ciudad. Su nombre ha salido a relucir, también en la operación Púnica, que investiga la trama de contratos municipales amañados.  Uno de los hijos del empresario, Miguel Méndez Ordóñez, es el representante de Izen Innovación SL, y es una de las firmas que aparecen en el listado de este caso de corrupción.

David Marjaliza, el socio y amigo de Francisco Granados, y junto a éste cabecilla de la trama investigada en la operación Púnica, fue consejero de Izen Innovación SL, una empresa dedicada a la compra-venta y alquiler de  inmuebles.