El próximo viernes, 12 de febrero, a las 12 de la mañana, el Partido Popular inaugurará la ‘reforma Gallardón’ por la cual no sólo las personas físicas, sino que también las personas jurídicas pueden ser investigadas, el nuevo término judicial de de decir ‘imputadas’. Ninguna otra formación política había tenido el ‘honor’ de acudir citada al banquillo con tal condición antes.

Borrar 30 veces la nada
Y la gran duda que se ha abierto ahora, ante la evidencia de que ‘el señor Partido Popular’ no puede hacerlo, es quién en su representación deberá sentarse en el banquillo. La juez Rosa Freire ha pedido que en Génova, 13 designen a la persona adecuada que vaya a representarle en el proceso.



La sucesora de Bárcenas, Carmen Navarro, en su comparecencia ante la misma juez reconoció el ‘borrado’. Es más, en una declaración con una lógica difícilmente explicable, al tiempo que decía que los ordenadores no contenían archivo alguno, reconocía que se formatearon los discos nada menos que “entre 30 y 40 veces”. Un enorme esfuerzo para borrar ‘la nada’.

No había protocolo de borrar los discos
Por su parte el responsable informático del PP, Javier Barrero, también declaró ante la juez. Lo que dijo tampoco resultó favorable a la dirección de Génova. Por un lado negó que existiera ningún protocolo establecido de comportamiento que obligara a formatear los equipos cuando un empleado abandona el partido. Por otro, dijo que dudaba que los ordenadores pertenecieran en realidad al PP, ya que él supervisaba las compras de todo el material informático y ni el Toshiba ni el Mac ‘de Bárcenas’ figuran en sus listados.

Que declare el máximo responsable de seguirdad según los estatutos del PP
Visto todo esto, el abogado de Bárcenas ha anunciado que pedirá que sean el responsable máximo de seguridad del PP quien comparezca en su nombre el próximo 12 de febrero ante la juez. Y echando mano a los estatutos del partido, la representación legal de extesorero apunta al presidente del partido, es decir, a Mariano Rajoy. Y así, ha anunciado su intención de pedir que sea él quien comparezca.

Es más, han dicho que no debiera utilizarse el aforamiento de Rajoy como diputado y presidente en funciones como excusa para su no comparecencia, ya que su declaración no sería en condición personal, sino como responsable de la persona jurídica investigada (‘imputada’), el PP.