El expresidente de la Diputación de León Marcos Martínez Barazón, imputado en la operación Púnica, que retomó hoy su actividad como diputado no adscrito en la institución provincial, tras salir de la cárcel el pasado 11 de diciembre, con la asistencia a una comisión en la institución provincial, atiende a los medios. EFE El expresidente de la Diputación de León Marcos Martínez Barazón, imputado en la operación Púnica, que retomó hoy su actividad como diputado no adscrito en la institución provincial, tras salir de la cárcel el pasado 11 de diciembre, con la asistencia a una comisión en la institución provincial, atiende a los medios. EFE



El expresidente de la Diputación de León y exalcalde de la localidad de Cuadros por el PP, Marcos Martínez Barazón, se ha incorporado a primera hora de esta mañana a su nuevo despacho en la institución provincial como diputado no adscrito. Marcos Martínez salió de la cárcel el pasado jueves después de depositar una fianza de 30.000 euros y tras estar preso 41 días. Fue detenido en el transcurso de la macro operación "Púnica" con la que se descubrió una trama de corrupción que operaba en Madrid, Valencia, Murcia y León. Un total de 51 personas fueron detenidas, entre ellas Francisco Granados, ex número dos de Esperanza Aguirre tanto en la Comunidad de Madrid como en el PP de Madrid. Martínez Barazón fue una de las pocas personas a las que el juez decretó prisión incondicional sin fianza, decisión que recurrió el abogado del político del PP leonés.

No sabe quiénes son Granados y Marjaliza
A su llegada al Palacio de los Guzmanes, sede de la Diputación, Marcos Martínez hizo declaraciones a los medios de comunicación en las que insistió en su inocencia: "soy inocente, no he hecho ni he cometido ningún acto ilegal y eso lo voy a defender siempre porque así lo considero". Por supuesto niega su pertenencia a una trama corrupta, así como negó haber firmado contratos con el empresario informático Alejandro de Pedro. Sus negaciones fueron más allá: "Nunca he estado en ninguna trama con Francisco Granados y David Marjaliza" o "No conozco ni a Granados ni a Marjaliza, no sé ni quienes son". David Marjaliza es el constructor, amigo de la infancia de Granados, cuyas empresas tuvieron el monopolio del desarrollo urbanístico del ayuntamiento de Valdemoro, del que Granados fue alcalde. No obstante resulta extraño que un político del PP no sepa 'ni quien es' Francisco Granados y, en todo caso, el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, no le ha imputado por hacer negocios con granados y Marjaliza, sino con el empresario Alejandro de Pedro.

Recibido con aplausos en su pueblo
Marcos Martínez fue alcalde de la pequeña localidad leonesa de Cuadros desde hace casi dos décadas con mayoría absoluta. Seguirá en el ayuntamiento como concejal no adscrito, pero además otros 5 concejales del PP abandonaron el partido en solidaridad con su 'jefe', con lo que Martínez Barazón dispone de mayoría suficiente para volver a ser alcalde si presenta una moción de censura. A su llegada a Cuadros procedente de la cárcel de Navalcarnero, fue recibido por unas 200 personas que le aplaudieron y vitorearon.

Se plantea volver como funcionario de Justicia
Martínez Barazón estrena hoy despacho en la Diputación, participará en las comisiones de Deportes y Fomento y cobrará por asistencia a dichas comisiones, pero además es funcionario de Justicia y no ha descartado recuperar su plaza: "voy a seguir durante este mes (en la política) y después veré mi planteamiento de vida laboral". Nadie del Partido Popular de León le acompañó en su recorrido por los pasillos de la Diputación, organismo que quiso seguir presidiendo desde la cárcel dado que se negaba a renunciar a sus cargos como Presidente y como alcalde. El PP tuvo que amenazarle con la expulsión y mociones de censura. Finalmente fue él quien pidió la baja del partido.