No es la primera vez, y seguro que no será la última, que el departamento de comunicación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha censura en su álbum fotográfico al líder del PSOE, Emiliano García-Page. Y lo hace, además, con el dinero de todos los contribuyentes, ya que los fotógrafos que realizan su trabajo cobran directamente del erario público. El caso es que en actos principales, la página web del Gobierno que preside María Dolores Cospedal no recoge al anfitrión de los acontecimientos socio-culturales

cuando éstos se celebran en la capital castellano-manchega, ya que no podemos olvidar que García-Page es también el alcalde de Toledo y representa por lo tanto a más de 80.000 ciudadanos que son ninguneados constantemente por la censura fotográfica impuesta por Cospedal.

Foto manipulada del encuentro entre los dos genocidas en 1940 en Hendaya



1940: Franco ordena manipular su fotografía con Hitler
Censura que no es nueva en política. Por ejemplo, Lenin ordenó borrar a Trotsky de un mitin que compartieron ambos, mientras que Fidel Castro se preocupó de hacer desaparecer a sus contestatarios de los álbumes  de la revolución cubana...la historia está plagada de fotografías fraudulentas y una de las más famosas para el recuerdo español es la tomada por el régimen de Franco cuando el dictador se reunió en Hendaya con su amigo Adolf Hitler. Concretamente, se superpusieron sobre la estación fotografías de ambos genocidas, pero la más clamorosa fue en la que Franco aparecía en presencia de Hitler con los ojos cerrados, algo imperdonable que había que corregir. Dicho y hecho: ¡zas!, se cambió el rostro por otro en el que abría los ojos como si de una lechuza se tratara.



2014: Tomas imposibles que sustituyen al photoshop

Es curioso, pero este mes se cumplen 74 años de aquella falsificación, cuya manipulación sería imperdonable en la actualidad, aunque hay algún medio de comunicación de la derecha que no le ha dolido en prenda eliminar antaño de sus portadas banderas de la izquierda abertzale que aparecían en la imagen, por citar solo un ejemplo. Pero no, ahora los manipuladores ordenan a sus fotógrafos tomas y encuadres fotográficos imposibles para anular a sus contrincantes políticos, como la instantánea que nos ocupa donde el alcalde de Toledo y candidato  por el PSOE a la Presidencia de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page, es ocultado tras la bandera de España que porta un guardia civil en los actos que tuvieron lugar el pasado día 12 en la Comandancia Regional de la Benemérita en Toledo. Imagen colgada en la página web de la Junta de Comunidades junto a otras dos fotografías más donde, como decimos, no aparece el líder socialista, a pesar de que en el portal del Ayuntamiento capitalino sí se puede ver la foto familiar al completo de la presidencia civil del acto, donde como no puede ser de otra forma salen todos los participantes, incluido el consejero de Presencia, Leandro Esteban, o el delegado del Gobierno, Jesús Labrador, además del presidente de la Diputación, el pluriempleado Arturo García-Tizón.

“Garantizar derechos y libertades”
Fotografía familiar eludida en la página web del Gobierno de Cospedal que, sin embargo, aparecía también en todos los medios de comunicación toledanos, incluidos los de la órbita del PP (que son la mayoría), lo que demuestra la torpeza profesional del los responsables que toman estas equivocadas decisiones . Y mientras que se fraguaba este triste episodio, que como decimos deja en muy mal lugar a las huestes de la secretaria general conservadora, el propio consejero de Presidencia, Leandro Esteban, encargado de presidir el acto ante la ausencia de Cospedal que prefierió el glamour madrileño y lucir modelito en el desfile de las Fuerzas Armadas celebrado en Madrid, decía en voz alta y clara que la Constitución “es el marco en el que cabemos todos (...)”. Bueno, lo que se dice caber, caber, solo se cabe en el marco de las fotos del Ayuntamiento de Toledo, porque en el encuadre de la Junta de Comunidades solo caben los dirigentes del PP, a pesar de que Esteban reivindicara también en el mismo acto “trabajar juntos para mantener el principio de convivencia que establece nuestra la Constitución”. Juntos, pero no revueltos, al menos en las fotos.