[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"23894","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-318886","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"320","alt":"La presidenta de Castilla-La Mancha y candidata a la reelecci\u00f3n, Mar\u00eda Dolores de Cospedal, deposita su voto para las elecciones del 24M en un colegio electoral de Albacete. EFE"}}]] María Dolores de Cospedal votando el 24-M, el día que perdió las elecciones en Castilla-La Mancha / EFE



Mientras que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, atribuía los resultados adversos del 24-M al “martilleo constante en todas las televisiones” de los casos de corrupción que afectan al PP, y en Génova, con el defenestrado Carlos Floriano a la cabeza, se señalaba en una charla de sofá a la falta “de piel” (comunicación) para empatizar con el electorado, en el Palacio de Fuensalida, sede del Gobierno de Castilla-La Mancha, se culpa directamente de la derrota de María Dolores Cospedal a todo el equipo que durante estos cuatro años ha dirigido la política de comunicación del Gobierno presidido hasta el miércoles por la secretaria general de la formación conservadora. Tanto es así, que la ahora jefa de la oposición ha decidido despedir a todas las personas que integraban el llamado “CospeLeaks”, un fondo de reptiles destapado por ELPLURAL.COM que primaba a aquellos medios de comunicación dóciles y cercanos a la órbita del PP, y rodearse de caras “no contaminadas” para esta nueva etapa que, verdaderamente, dirigirá su mano derecha en la región, que hasta hace unas semanas presidía las Cortes autonómicas, de las que ahora es vicepresidente, Vicente Tirado.

El cuarteto de “CospeLeaks”
Cospedal ya anunció en abril sus intenciones de prescindir de las personas que durante la legislatura tuvieron la responsabilidad de “venderla” a los medios. Tanto es así, que se negó a que su portavoz y vocero mayor de su Gobierno, Leandro Esteban, a la postre responsable directo de la comunicación, integrara las listas electorales de las que había formado parte de forma ininterrumpida desde 1999. Su penosa y equivocada dirección de la imagen y comunicación de Cospedal, unido a la cuestionada gestión de los fondos publicitarios del “CospeLeaks”, fue determinante para que Cospedal decidiera cortarle la cabeza, junto a los directores generales de Comunicación y Coordinación Informativa y Promoción Institucional, Fernando Urrutia y Jesús Rodríguez Camaño, respectivamente, que a partir de ahora tendrán que “buscarse la vida” fuera del PP castellano-manchego, “ya que Vicente Tirado no quiere verlos ni en pintura”, reconocen a ELPLURAL.COM fuentes conservadoras toledanas.

“A Tirado no le gustó nunca Leandro y sus chicos”
Interlocutores que reconocen lo publicado en su día por este periódico en el que subrayábamos la oposición de Vicente Tirado a que Leandro Esteban llevara las importantes riendas de la Consejería de Presidencia, toda vez que su titular, Jesús Labrador, cesaba para hacerse con la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha. Pero no sólo Tirado se mostraba contrario a que Cospedal le diera la comunicación a Esteban, íntimo amigo en esa época del polémico diputado nacional Agustín Conde, “niño preferido de la secretaria general”, añaden las mismas fuentes, también el mismísimo esposo de la presidenta, Ignacio López del Hierro, expresó a su círculo más próximo sus dudas sobre el trabajo realizado por Esteban, Urrutia, Rodríguez Camaño y Pepe de la Puente, el cuarteto al que ahora Cospedal responsabiliza de todas sus desgracias. López del Hierro, un gran especialista en mercadotecnia, intentó disuadir a su esposa, según nos han contado, pero “Dolores estaba más pendiente de Bárcenas que de las intrigas palaciega de Fuensalida”.

Un exdirector general sancionado
Como lo haría de mal este cuarteto, que a la Junta Electoral de Zona no le quedó más remedio que sancionar al hoy exdirector general de Comunicación, Fernando Urrutia, con 300 euros de multa por usar hasta en tres ocasiones la página web de la Junta de Comunidades para publicitar noticias políticas en las que se subrayaba las excelencias de Cospedal y del PP, cuando en periodo electoral un responsable de comunicación debería saber que queda prohibido el uso de los medios públicos para beneficiar a un partido en concreto (ver auto). Urrutia también es señalado por Vicente Tirado como máximo responsable del desaguisado de personal llevado a cabo en la televisión regional, donde no fue capaz de frenar la creación de una redacción paralela y el enfrentamiento a cara de perro entre los periodistas de la casa y esos advenedizos, procedentes en su mayor parte de Cope e Intereconomía, colocados por el que será, tal vez, el peor director de un ente público en época democrática, Nacho Villa.

Caras nuevas que empatizan con los medios
Y es que a un director general de Comunicación se le exige un mínimo: empatizar con los medios y llevarse bien con los periodistas. Pues bien, en Castilla-La Mancha no hay ni un solo profesional que “hable bien de Urrutia o de Chule Camaño”, nos recuerda un fotógrafo curtido en estas lides. Y eso lo sabe a la perfección el secretario general del PP castellano-manchego, Vicente Tirado, que no tardó ni una hora en comunicar a Urrutia que no contaba con él y que el nuevo dircom sería Eugenio Vicente, un periodista querido por los compañeros y los medios y que durante estos últimos cuatro años ha desarrollado una labor aceptable en las Cortes regionales, donde coordinó toda la política de comunicación. Ahora, también llevará las riendas mediáticas del partido en la comunidad