Sólo un diputado más (PP, 25-PSOE, 24); 55.619 votos más que los socialistas sobre un total de 1.188.160 sufragios válidos, o lo que es lo mismo, un 48 frente a un 45 por ciento. O dicho de otra forma, la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, conseguirá en el Congreso de los Diputados reformar el Estatuto de Autonomía de esta comunidad sin consenso, sin el acuerdo de la sociedad y apoyándose exclusivamente en el Grupo Popular que ya ha anunciado su intención de dejar fuera de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional la reforma estatutaria castellano-manchega y así permitir que su secretaria general oficialice el “pucherazo electoral” que viene denunciando la oposición. Actualidad recogida por ELPLURAL.COM desde hace meses.

La Mancha “is different”
Así, al menos, lo ha dejado claro este martes el portavoz del PP en la Cámara Baja, Alfonso Alonso, reconociendo que, con los plazos parlamentarios en la mano, el recurso previo de constitucionalidad que pretenden recuperar con el PSOE y que paralizaría cualquier iniciativa que fuera recurrida, no afectará al Estatuto de Castilla-La Mancha, cuyo plazo de enmiendas ha finalizado este martes también. Cospedal vuelve a ganar sin importarle las consecuencias sociales de este “pucherazo electoral”, como lo cataloga el PSOE. Y es que desde que la secretaria general del PP gobierna la tierra de Don Quijote, La Mancha “is different”, ironiza un diputado socialista.

“Cospedal sabe que solo gana con un pucherazo”
“Diferencias” denunciadas con contundencia por la portavoz del Grupo Socialista en las Cortes Generales, Soraya Rodríguez, quien ha recordado las declaraciones de Cospedal este fin de semana en Valladolid: “Dijo que fuera del PP no había nada, pero hoy (por el martes) ha demostrado que tiene un miedo a la nada que se muere”, ha añadido, “por eso quiere hacer trampa, porque sabe que sólo puede ganar a la nada haciendo un pucherazo, y ahora lo quiere hacer cuanto antes con la colaboración necesaria del PP, y para ello ha iniciado una carrera vergonzosa a fin de que se apruebe la reforma (del Estatuto de Castilla-La Mancha) antes de que entre en vigor el recurso previo de constitucionalidad”, ha dicho enfadada la socialista.



“Quiere laminar la representación”
Enfado compartido por el secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha y candidato “in pectore” del partido, Emiliano García-Page, quien ha asegurado que el apaño del PP en el Parlamento “desprende un evidente tufo electoral” que demostrará “que lo único que pretende Cospedal, con el permiso de Rajoy, es hacer trampas en las reglas del juego, porque la misma persona que ahora quiere laminar la representación en las Cortes regionales es la que el año pasado aumentó el número de diputados de 49 a 53 porque decía que había que mejorar la representatividad y que Castilla-La Mancha era ya una región muy austera”.

Una reforma contra las minorías
García-Page tiene toda la razón, y no ideológica precisamente, sino matemática y práctica, ya que “el pucherazo” de Cospedal hace prácticamente imposible que puedan acceder a las Cortes de Castilla-La Mancha IU o UPyD, puesto que eligiendo 25 diputados entre cinco provincias, el porcentaje del tercer partido en votos para conseguir un escaño en alguna provincia debería alcanzar el 15 o 17%, frente al 5 o 7 por ciento de la ley actual. De ahí que el partido de Rosa Díez se haya sumado al resto de los grupos y presentado una enmienda pidiendo la circunscripción electoral única y una horquilla de diputados que oscile entre los 37 y los 49 actuales.