Domínguez (PP) ha rehusado atender a los representantes del comité de empresa antes de presidir la reunión del consejo de administración en el que se ha aprobado licitar un concurso con un presupuesto base de 190.000 euros para poner en marcha el plan de viabilidad del ente, insistiendo en que será esa empresa la que decida sobre el ERE.

Piden destitución del director general
Tras esta decisión, el representante de Compromís en el Consejo de Administración de Radio Televisión Valenciana (RTVV), Rafa Xambó, ha pedido en rueda de prensa que en la próxima reunión de este órgano se vote la destitución del director general del ente, José López Jaraba, por "incumplimiento de la Ley de Creación de RTVV, por negarse a dar información y por su gestión tan negativa desde el punto de vista administrativo y de la calidad de la información".

Encargan el trabajo a otros
Xambó ha criticado la contratación de una empresa externa para afrontar el ERE. Cree que supone "una elusión de responsabilidad que es inaceptable", ya que tanto RTVV como la Generalitat tienen servicios jurídicos que podían ocuparse de esto. "¿A qué se dedican estas personas?, ¿a hacer sudokus?", ha ironizado. Además, ese gasto se suma a otros 400.000 euros de dinero público que la Generalitat destinó para que PwC hiciera otro informe sobre la viabilidad del ente y que no han permitido ver a la oposición.

La plantilla supone un gasto "razonable"
En cualquier caso, Xambó entiende que la "solución" para RTVV no es plantear un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), ya que "la plantilla no supone un gasto en absoluto desorbitado, es bastante razonable". El "problema", a su juicio, radica en la "gran cantidad de altos cargos, cargos intermedios y jefecillos, impuestos directamente que no solo no saben trabajar, sino que no dejan trabajar", ya que "se dedican a ser comisarios políticos".

Hacia una "filial de Intereconomía o de Antena 3"

En su opinión, los 'populares' prenteden "quedarse con unos pocos" trabajadores para hacer los informativos, "la propaganda del PP", y el resto "enviarlo a empresas amigas y agencias de comunicación para encargarse de la publicidad". Asimismo, ha denunciado que el PP quiere hacer una televisión solo en castellano que sería algo así como "una filial de Intereconomía o de Antena 3".