Pablo Casado y Cristina Cifuentes se están convirtiendo en una pareja inseparable, y ya sea para estudiar o para trabajar en política, prefieren tenerse cerca.

La bonita historia de amor popular podría haber surgido en la Universidad Rey Juan Carlos, donde ambos se sacaron su máster. Aunque hemos sabido que no acudían demasiado a clase por lo que quizás la chispa surgiera en otro lugar.

El caso del máster de Cifuentes, lejos de encontrar y mostrar el TFM, ha terminado en los tribunales, donde probablemente coincida con Casado a la espera de que la jueza Carmen Rodríguez-Medel dicte sentencia sobre las presuntas irregularidades

Ahora, a unos días de la posible elección de Pablo como líder del PP, Cristina, ya retirada de la primera línea política, ha mostrado su apoyo a su antiguo compañero y ha dicho que “además de representar la renovación, siempre ha defendido nuestros valores y a nuestro partido”. Aunque quizás todas esas muestras de afecto no sean amor si no una estrategia para seguir teniendo un futuro dentro del PP.

Lo cierto es que el candidato está reuniendo numerosos apoyos antes de llegar al congreso del sábado donde se elegirá al nuevo líder. Ha conseguido que el resto de candidatos eliminados en la primera ronda le muestren públicamente su respaldo.

 Además de Cifuentes y los otros candidatos, la anterior expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, también le elige como su favorito. Aunque, vista la trayectoria y actual situación de las dos expresidentas, no sabemos si ese respaldo puede terminar siendo una condena. 

Ya sea en Génova 13 o en los juzgados, la relación entre Cifuentes y Casado sigue teniendo futuro.