En principio, el nombramiento resulta al menos chocante... Un inspector del Cuerpo Nacional de Policía, Víctor Brocate, va a ser el nuevo director de Comunicación de la Asamblea de Madrid ¿Por qué? Se ha ganado la confianza de Cristina Cifuentes durante los últimos tres años, durante los que Brocate ha sido portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Un curso urgente de prensa en Ávila
Víctor Brocate, que tiene 39 años, según su biografía oficial, pertenece a la escala ejecutiva de la Policía Nacional, y hasta que pasó a ocuparse de la portavocía de la Jefatura en Madrid, no había tenido relación alguna con el mundo de la comunicación. Su trabajo se había desarrollado en mundos tan diferentes como el grupo de fugitivos de la Comisaría General de Policía Judicial, y en la Unidad de Caballería.

Cristina Cifuentes, 'de policía' a la Unidad de Intervención Policial, mientras era Delegada del Gobierno. Foto Twitter Cifuentes



A pesar de su trabajo como portavoz policial, el conocimiento de Brocate sobre la comunicación se ha considerado insuficiente. De hecho, según aseguran en fuentes del PP a ELPLURAL.COM, está en estos momentos realizando un curso intensivo de prensa en la Academia de Policía de Ávila.

Quienes conocen a Brocate también nos aseguran que realmente lo que le gusta al inspector son los toros, mundillo del que disfrutaba hasta ahora como delegado policial  en la plaza de las Ventas. Es más, a su gente más cercana no le ha ocultado que lo que él quisiera es ocupar el puesto de Presidente del Consejo de Asuntos Taurinos, un órgano que depende de la Consejería de Presidencia del Gobierno autonómico, y que tiene como finalidad básica, la explotación y el control de las actividades de la plaza de toros de Las Ventas, y el fomento de la fiesta de los toros.

Un mal precedente
También en los ambientes políticos del PP madrileño se da por seguro que otro policía de confianza de Cifuentes, Alfonso Fernández Díez, hasta ahora jefe superior de Policía de Madrid, pasaría a ser el director regional de Seguridad. Un nombramiento, el de un policía para este cargo, que no tiene sino un sólo precedente, y no especialmente brillante.

 



Nos referimos al nombramiento que hizo el entonces súper consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, que situó en el cargo al comisario Enrique Barón. Coincidió con los tiempos en los que se creó la llamada 'gestapillo' que, entre otras cosas llevó a cabo los famosos espionajes sobre altos cargos del propio PP.