La 'liebre' la soltó Aníbal Gómez, el complemento de Carlos Areces en el dúo musical Ojete Calor: su compañero iba a entregar uno de los Goya en la gala del pasado sábado pero la organización lo impidió porque se había negado a firmar un papel por el cual se comprometía a ceñirse estrictamente al guión, según recogió Bluper. Areces se había presentado a la gala con un lazo en solidaridad con los trabajadores de RTVE, pero a pesar de que estar designado para la entrega de un galardón no subió al escenario y ya nada más se supo de él en el resto de la ceremonia.

Intento de "ceñirse estrictamente" al guión
El veto ha sido confirmado por el propio Areces en la cadena SER, donde ha explicado cómo se le expulsaron de la gala. Así, contó como en el último ensayo "una chica de producción" le instó cuando se iba a que firmara un papel para la cesión de "derechos de imagen", pero al leerlo comprobó que era bastante más que eso y en uno de sus puntos se pedía un compromiso para ceñirse estrictamente al guión. El actor explicó que no lo iba a firmar y que le avisaran si había algún problema por ello, pero no le comunicaron nada y le recogieron la noche de los premios como estaba previsto. Hasta la cuenta oficial de la Academia para los Goya en Twitter comunicó y celebró la presencia del actor.

 

Sin embargo, a punto de salir al escenario, Areces explica que se le acercó "Emiliano Otegui, productor ejecutivo de la gala" para comunicarle que era imposible que saliera "si no firmo el papel" porque tenía "un compromiso con RTVE" en ese sentido. Se negó a firmar el documento y no sólo no le dejaron entregaron el premio sino que le echaron de la gala diciendo que el backstage estaba reservado "para los participantes".

"No tiene nada que ver con la duración"
Areces ha explicado que ese papel no existía el año pasado y que no cree que sea algo relacionado con el control del tiempo de la gala como podrían justificar, porque lo que más demora produce son los agradecimientos en los galardones y "a nadie se le ocurre pedir a los nominados que firmen". También desveló que "mucha de la gente que subió no es que no firmara el papel, es que ni se atrevieron a pedírselo, gente que es más difícil de sustituir que yo". Insistió en que "hay cierta intención de que la gala no resulte molesta u ofenda, no tiene nada que ver con la duración. Si digo 'yo soy Charlie' no pasa nada, pero si sale Almodóvar hablando de Wert ya se habla de duración". El actor explicó que lo que más le duele es no haber recibido "ninguna disculpa por parte de la Academia" que era la que le encargó entregar un premio y que "vestidos de gala como estábamos" él y su acompañante se fueron al cine después de que les echaran de la gala.

El actor ha recibido a través de las redes el apoyo de compañeros como Loles León, que tuvo un desencuentro con RTVE por solidarizarse con los trabajadores de la cadena pública.