Mariano Rajoy no mueve ficha sobre los candidatos a las autonómicas y municipales, así que los nervios chirrían en los bastiones populares que corren el riesgo de perder mayoría absoluta y hasta opción de gobierno. Sucede en Madrid y también en la Comunidad Valenciana, donde las purgas por el poder político han acompañado al actual presidente, Alberto Fabra, desde que fue colocado a dedo como sucesor de Camps.

Rus, Císcar, Barberá
A Fabra se lo ponen difícil destacados dirigentes del PP valenciano, como el líder del PP provincial de Valencia, Alfonso Rus, y del de Alicante, José Císcar, este último, vicepresidente de la Generalitat. Rus, un incondicional de Camps, nunca vio con buenos ojos a Fabra; lo mismo le pasó a la todopoderosa Rita Barberá, alcaldesa de Valencia.

La amenaza de la alcaldesa
Barberá es quien está presionando más para que Alberto Fabra no sea el candidato en mayo próximo. Según avanza El Mundo, la alcaldesa valenciana ha amenazado con no presentarse a la reelección, si se opta por Fabra como candidato. Ella ha dicho públicamente que estaría dispuesta a repetir, pero en el partido no aseguran nada.

González Pons, la apuesta de Rita
El candidato preferido de Barberá para la Presidencia de la Generalitat es el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons; y preferiría a la actual secretaria general y consejera regional de Infraestructuras, Isabel Bonig, al presidente Fabra.

Ilesa, pero tocada por casos de corrupción
Pero Rita Barberá no está en sus mejores momentos. Las encuestas advierten de que podría perder la mayoría absoluta, y, por otra parte, la alcaldesa ha pasado por varios casos de corrupción (Gürtel, Emarsa, Nóos) aunque finalmente ha conseguido salir ilesa, al menos por el momento.

En la actualidad, Barberá está siendo investigada por la Fiscalía Anticorrupción por haber recibido regalos de lujo por valor de 7.600 euros de Feria Valencia, la institución cuyo Patronato ella preside.