El juzgado número 36 de Madrid ha admitido a trámite una querella contra el hoy concejal popular con Esperanza Aguirre, y antiguo consejero de Transportes e Infraestructuras y Vivienda de Madrid, Pablo Cavero Martínez de Campos. Se le acusa de supuestos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos. La querellante es la Asociación de Vecinos “Los Pinos de San Agustín”, quien cuenta entre sus socios a la gran mayoría de los 715 vecinos de la Colonia San Agustín, un barrio modesto de deterioradas viviendas de la época franquista.

Se desconoce el destino final de buena parte del dinero destinado a arreglar las casas, dinero cuya justificación no consta. Para más confusión, la responsable del Ministerio de Fomento que dijo a los vecinos “amonestaría a la Comunidad” por esta falta de claridad, fue cesada y sustituida por el director que gestionaba dichas subvenciones en el ente autonómico.

¿Fines diferentes?
Un asunto poco claro en opinión de los dos letrados que representan a la Asociación de Vecinos Adolfo Barreda y Ángel Sancha. En declaraciones exclusivas a ELPLURAL. COM, Barreda explicó que “la Consejería de Cavero iba a rehabilitar los edificios con unas partidas que al parecer se han destinado a fines diferentes, según explicación del propio consejero en la Asamblea de Madrid”.

Una advertencia
El tema viene de muy atrás hasta el punto de que en enero de 2014 el Ministerio de Fomento “advertía” al sucesor de Aguirre en la Comunidad madrileña, Ignacio González, que o la Comunidad explicaba qué había hecho con el dinero recibido desde 2001 para financiar la reforma de 40.000 viviendas (en diferentes zonas de la capital) o Madrid no vería un euro más. Se trataba de una serie de barrios que en el año 2001, se acogieron a un plan de subvenciones con origen estatal (Ministerio de Fomento) y autonómico (Comunidad de Madrid) que además lo debía gestionar.

Familias hipotecadas
La Administración subvencionaba parte de esas obras que tenían como objeto liquidar humedades, grietas, fontanería... descalabros de todo tipo, instalando ascensores y adecentando las fachadas. En el total de la rehabilitación emprendida en Madrid, cuarenta mil familias abordaban el pago de las reformas hipotecándose en buena medida, con la confianza de que la mayor parte del coste sería reembolsado por el Gobierno y por el equipo autonómico, ambos del PP.

El barrio de San Agustín
A San Agustín se destinaron cerca de cuatro millones de euros, un presupuesto que Mariano Monjas presidente de la asociación de vecinos Los Pinos de San Agustín calcula que debían beneficiar a unas 2.000 familias. Unas 1.500 familias rehabilitaron sus viviendas de acuerdo con el convenio con la Comunidad y el Ministerio

La Dirección de la Vivienda, interlocutor
Al principio el Ministerio abonaba sobre el 25% del total y la Comunidad Autónoma de Madrid, otro 20%. “A partir de un nuevo decreto de mayo del 2005 Fomento incrementó su subvención al 40% mientras que la Comunidad continuaba con el mismo porcentaje. El sistema de pago consistía en que el Ministerio abonaba a la Consejería de Transportes e Infraestructuras y este organismo a través de la Dirección de la Vivienda (el interlocutor de la Asociación), a los vecinos.

“Con la crisis dejaron de pagar”
“En San Agustín, muchas familias cobraron todo; más dela mitad cobraron lo acordado. Llego la crisis, archivaron el pago 34 bloques y a por cuestiones sobrevenidas decidieron que se cerraba el expediente y que ya no se pagaba”, explica el presidente de la entidad vecinal.

Van Halen y Cavero, hombres de Aguirre
Por aquellas fechas era el director general de Vivienda y Rehabilitación de la Comunidad de Madrid y director gerente del Instituto de la Vivienda de Madrid, Juan Van Halen Rodríguez, y como Consejero de Transportes e Infraestructuras figuraba desde 2011 Pablo Cavero. Es decir, ambos (nombrados por Esperanza Aguirre entonces presidenta de la CAM) eran los responsables de la recepción y gestión de dichas ayudas.

El dinero deja de llegar
A partir del 2007 el dinero dejó de llegar y, más aún, 34 expedientes de obra se cerraron aunque los vecinos habían emprendido ya las obras y en buena parte se habían hipotecado para realizarlas. Pasan los años y ante el impago, en el 2014 la Asociación de Vecinos San Agustín fue a hablar con la directora general de Arquitectura Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento.

“En Fomento decían que habían pagado a la CAM”
“La directora, Pilar Martínez, se sorprendió de que no nos abonasen las subvenciones pues dijo que Fomento había pagado a la Comunidad de Madrid”, explica Monjas. Y de hecho, según recoge el diario El País en su edición del 27 de febrero de 2014, los vecinos explicaron cómo la responsable del Ministerio les había dicho que de no resolver la situación la comunidad “trasladaría el tema a Hacienda”.

Cesa la directora, nombran a Van Halen
Casualmente, un mes después Pilar Martínez fue cesada. Y para más coincidencias en su lugar fue nombrado como director general en ese puesto del Ministerio de Fomento, el director de la vivienda de la Comunidad madrileña (receptora de las subvenciones del Ministerio) Juan Van Halen.

Cavero concejal con Aguirre
Desde 2011 a 2015 Pablo Cavero Martínez Campos contra quien hoy se dirige esta querella admitida por el juez, ha sido como consejero, el último responsable de gestionar estos fondos. Tras el cese de Esperanza Aguirre, continuó en el puesto con Ignacio González hasta los recientes comicios municipales de 2015 en que fue elegido concejal por la lista del PP que encabezaba la líder popular.

Presupuestos finalistas
¿Dónde fue el dinero oficial mientras los vecinos esforzadamente pagaban como podían las obras realizadas? Ese es el tema clave. Diferentes escritos a la Consejería en ese sentido no obtuvieron respuesta. “Con el añadido de que esos presupuestos eran finalistas, es decir, debían emplearse en el fin para el que se habían concebido y para ninguno más”, explica Adolfo Barreda.

Cavero explica pero no se le entiende
Frente a este concepto finalista, aún abundó más el conflicto lo declarado por el propio consejero Pablo Cavero ante el Parlamento regional madrileño que a preguntas de la oposición sobre el destino del dinero, argumentó: “(...) Se ha hecho en lo más social: la sanidad, la educación y los servicios sociales, pero, pese a ello, se han seguido abonando subvenciones año tras año.” Una explicación que no le aclaró nada a nadie.

Importe sin acreditar
Según señala la querella, “el importe de las subvenciones percibidas del Ministerio de Fomento sin acreditar por parte de la Consejería que presidía el querellado y que, por tanto, no llegaron a los beneficiarios asciende aproximadamente, para todo el ámbito de la Comunidad de Madrid, a entre 85 y 90 millones de euros, de los cuales casi más de cuatro millones le corresponden a la Colonia de San Agustín”. Ahora a ver que considera el juez.