Sociedad
Obispo de Cordoba. Diócesis.
El obispo de Córdoba en una imagen de archivo.
|
Fuente
:
EFE.

“Hay dinero para toros y flamenco, pero para la Iglesia ni un duro”

Así 'pide limosna' el polémico obispo de Córdoba: "La Iglesia es muy pobre porque para el laicismo somos la peste”

5K
Dom, 13 Mayo 2018

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, la vuelve a liar. Tras poco más de un mes de silencio mediático sin apuntar contra gais, lesbianas, feministas, mujeres que abortan… se reitera otra vez en las polémicas y en su apreciado estrellato protagonista. Como otras tantas veces, lo hace aprovechando su carta semanal y a cuento de la campaña de Declaración de la Renta (IRPF).

Parece lógico que Fernández pida a los fieles de sus diócesis que marquen la 'X' en la casilla de la Iglesia. Es totalmente legítimo que el prelado solicite la colaboración económica de los creyentes en plena campaña de la renta. Lo que no es tanto, y a eso nos tiene acostumbrados Demetrio Fernández, es que para ello cargue contra las “posturas” laicistas. Un movimiento que según el polémico prelado quiere que la Iglesia, "pobre, muy pobre, en manejo de recursos", desaparezca porque la ve como la "peste”.

Dinero para toros y flamenco pero no para la Iglesia
Tampoco parece de recibo que mantenga en esta carta semanal que el Estado tenga "dinero para el teatro, para el cine, para los toros, para la feria y el flamenco, para actividades culturales… pero para la Iglesia, hoy, ni un euro (y ya hace años)”. 

Nada dice sin embargo de que el Estado -desde el Gobierno central, autonómico o municipal-, colabore con eventos religiosos o ayude con asiduidad en restauración de templos, iglesias o patrimonio religioso.

El obispo que hace caja con la Mezquita
Y que eso de que la Iglesia no recibe “ni un duro” o que la Iglesia es "pobre pero que muy pobre” dicho en boca del obispo que hace caja con la Mezquita, subiendo tremendamente el precio de la entrada o que defiende a capa y espada la inmatriculación de este templo, suena a chiste o a simple frivolidad.

De hecho, al mismo tiempo que Fernández asevera que son muy pobres, reconoce que la Iglesia "es rica en patrimonio cultural: catedrales, iglesias, ermitas, imágenes en todos los soportes (retablos, tallas, lienzos, esculturas, etc.), orfebrería en metales preciosos (vasos sagrados, custodias, etc.), archivos, bibliotecas".

"En España, el 80 % del patrimonio cultural material es propiedad de la Iglesia católica”, concluye el prelado antes de insistir en que “ha habido épocas en las que hemos contado con ayudas del erario público” pero ahora “no lo hay para restaurar una ermita o el templo más emblemático del pueblo, porque la religión para los planteamientos laicistas es como la peste, hay que evitarla. No hay ninguna partida en los presupuestos generales del Estado para la Iglesia”.