Política
El magistrado de la Audiencia Nacional, Juan Pablo González. EFE/Archivo
El magistrado de la Audiencia Nacional, Juan Pablo González
|
Fuente
:
EFE/Archivo

FAES confirma que pagó al magistrado que juzgará la caja B del PP

Las acusaciones populares insisten en pedir su recusación tras saber que Juan Pablo González cobró 765 euros por dar cursos en la fundación

17K
Lun, 9 Abr 2018

La Fundación FAES ha confirmado que pagó por conferencias a uno de los jueces que componen el tribunal que juzgará cuatro piezas fundamentales de la trama Gürtel: la caja B del PP (papeles Bárcenas), la visita del Papa a Valencia, AENA y Jerez.

En concreto, la fundación pagó 765 euros a Juan Pablo González por participar en cuatro seminarios celebrados entre 2003 y 2005 -momento en el que FAES estaba plenamente vinculada al PP- sobre Euskadi y el futuro de los tribunales superiores de Justicia.

Su participación en estos cursos es una de las razones, entre otras relacionadas con la afinidad del juez con el Partido Popular, que han esgrimido las acusaciones populares para pedir la recusación del juez Juan Pablo González.

De hecho, tras conocerse el dato de los cobros de FAES por parte del magistrado, las acusaciones populares han registrado nuevos escritos en los que señalan la necesidad de recusar a Juan Pablo González porque "se confirma el vínculo personal existente entre el Magistrado recusado y las partes intervinientes en la presente causa". Además, los pagos señalan que "el juez participaba activamente en el diseño del bagaje ideológico del Partido Popular".

En el momento de la participación del magistrado en los actos de FAES eran patronos de la fundación varias personas vinculadas a los papeles de Bárcenas, recuerdan las acusaciones popuplares, sobre los que tendrá que decidir, como Mariano Rajoy, Ángel Acebes, Esperanza Aguirre, Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas, Jaime Ignacio del Burgo, Jaime Mayor Oreja, Eugenio Nasarre, Rodrigo Rato y Federico Trillo-Figueroa.

Ya el pasado diciembre este periódico reveló que González había participado en estos actos de FAES e incluso en uno de ellos había llegado a compartir mesa con un imputado en el caso Gürtel, el mismo caso en el que ahora tiene que juzgar. Esto confirmaba sus lazos con el PP y servía de argumento principal para su recusación por parte de las acusaciones populares personadas en el proceso.

La prueba clave

Los documentos enviados por FAES acreditando pagos al magistrado son la prueba clave para dicha recusación, teniendo muy presente el caso de Enrique López. La participación en los cursos de FAES fue una de las razones por las que la Audiencia Nacional aceptó recusar a López y apartarle tanto del primer juicio de Gürtel como del caso que ahora llevará González, el de la Caja B del PP o Papeles de Bárcenas.

Según decidió por dos veces la Sala de lo Penal, con 14 votos a favor y cuatro en contra, la colaboración con la fundación del PP incumplía la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que señala que un juez no sólo debe ser imparcial, sino parecerlo. Además, se señalaba que Enrique López había llegado a cobrar más de 13.000 euros de FAES.

El cambio de jueces orquestado

Juan Pablo González llegó al tribunal Gürtel el pasado 20 de noviembre cuando fue designado por la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional a la vez que era apartado el magistrado Julio de Diego, uno de los dos responsables de haber citado a declarar a Mariano Rajoy en el primer juicio Gürtel.

Además, González sustituyó al otro responsable de esa citación histórica, José Ricardo de Prada, quedándose, si la recusación no prospera, como redactor de las sentencias de las piezas separadas de los papeles de Bárcenas, AENA, Jerez y la visita del Papa a Valencia dentro de la trama Gürtel.

La estrategia del Gobierno para poner jueces afines en los casos del PP

 

Alejandro Godoy es redactor de El Plural