Política
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en la Asamblea de Madrid. FLICKR
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en la Asamblea de Madrid.
|
Fuente
:
FLICKR

Las dudas razonables sobre el máster que Cifuentes tiene que aclarar a los madrileños

¿Puede estar en dos sitios a la vez? ¿Es invisible? ¿Viajaba en el tiempo? ¿Tiene poderes adivinatorios?

95
Mar, 3 Abr 2018

La presidenta de la Comunidad de Madrid se enfrenta este miércoles a uno de los retos más complicados de su vida política. En la Asamblea de Madrid, por primera vez en la historia, la primera institución de la región es arrastrada por la oposición a dar explicaciones. En este caso, por su polémico máster en la Universidad Rey Juan Carlos, del que hay más dudas que certezas.

1¿Dónde está el TFM?

Es la pregunta principal, la del millón, y cuya respuesta podría despejar todas las dudas sobre el máster de Cifuentes. Al menos, podría haberlas resuelto antes de que empezara todo este embrollo. Porque el principal problema de la presidenta madrileña es temporal. Ha agotado un plazo precioso para dar explicaciones y ahora cualquier argumento tendrá en contra el lastre de los 12 días que lleva escondida y sin dar la cara.

El Trabajo Final de Máster de Cifuentes se titula, supuestamente, “El sistema de reparto competencia en materia de seguridad ciudadana”. Cuando estalló el escándalo, Cifuentes evitó por activa y por pasiva hablar sobre el TFM y llegó a decir que lo habría traspapelado a lo largo de sus múltiples mudanzas. Y hasta envió a su mano derecha, el vicepresidente Ángel Garrido, a asegurar que no pensaban enseñar el trabajo para no “dar pábulo a la oposición”.

Poco después, y antes de irse de vacaciones, Cifuentes trasladó a los medios que había dado permiso a la Universidad Rey Juan Carlos I para publicar el TFM… si lo encontraban. Porque, de manera privada, desde el centro universitario reconocían que no había ni rastro del trabajo. Además, la Universidad acabó comunicando que nunca habían recibido permiso de Cifuentes para publicar nada… y ahí quedó el misterio del TFM fantasma.

2¿Puede viajar en el tiempo y el espacio?

A lo largo del escándalo, las informaciones han ido revelando las contradicciones, cuando no mentiras, de Cristina Cifuentes en la defensa de su máster. O, de ser explicaciones reales, lo que implicaría es que la presidenta madrileña es una superheroína y su entorno está compuesto de gente con poderes paranormales. Por ejemplo, ella fue capaz de examinarse a las 15:45 horas del 2 de julio de 2012, al mismo tiempo que estaba al frente del dispositivo policial de 450 agentes que protegió a la Selección Española cuando desfiló por las calles de Madrid con su segunda Eurocopa consecutiva, como publicó El Plural.

Esa capacidad de la ubicuidad no es exclusiva de Cifuentes, porque según publicó eldiario.es, el departamento responsable del máster de Cifuentes, así como el tutor de la presidenta, se encontraban el día del examen a 50 kilómetros, en la presentación de los cursos de verano de la Universidad Rey Juan Carlos I.

Además, Cifuentes habría tenido capacidad de viajar en el tiempo. Si no, no hay manera de explicar que la presidenta de la Comunidad de Madrid se hubiera matriculado en el máster un 21 de diciembre, tres meses después de que se agotara el plazo legal y extraordinario para acceder al curso, que estaba fechado en septiembre.

3¿Tiene el poder de la invisibilidad?

Como consecuencia de ese plazo expirado, Cifuentes no habría podido aprobar en ningún caso el máster, puesto que la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) establece que es obligatorio acudir al 80% de las clases de un curso presencial para poder aprobarlo.

Temporalmente sería imposible, pero quizás Cifuentes también tiene el poder de la invisibilidad. eldiario.es ha hablado con los alumnos del máster, que en teoría eran compañeros de Cifuentes, y han confirmado que los exámenes se hacían de manera presencial en el aula y que nunca vieron a la entonces delegada del Gobierno. Y no sería porque pasase desapercibida, dado que al campus tendría que acudir con su coche oficial y escolta y en aquella época era una de las caras más conocidas de Madrid.

4El problema de los documentos

En su intento primigenio de intentar justificar el máster del que presume en su currículum, Cifuentes difundió varios documentos con los que quiso probar su inocencia. No tuvo mucho éxito. Para empezar, porque varios de esos documentos no deberían estar en su poder, sino en el de la Universidad, pero eso es algo que debería explicar el rector o el propio centro. Para seguir, porque los documentos presentados no probaban nada: su boletín de notas era actual, ya con las notas cambiadas; el mail del profesor pidiendo el cambio de calificación no daba ninguna prueba de que hubiese tenido éxito en la asignatura….

Pero es que, además, los documentos lo único que hicieron fue sembrar dudas nuevas. ¿Por qué ninguno tiene sello oficial? ¿Por qué el logotipo de la Universidad no está completo? ¿Es normal que el acta del TFM esté redactado a mano? ¿Por qué el profesor, en su mail, no se sabe el nombre de su propia asignatura? ¿Por qué el tribunal de evaluación no cumplía las propias reglas de la Universidad?

¿Por qué la dirección de Cifuentes es la Delegación del Gobierno en un documento fechado meses antes de ser nombrada en ese cargo? A lo mejor, es que Cifuentes también tiene aptitudes de vidente. Pero un gran poder, conlleva una gran responsabilidad.

 

Marcos Paradinas es redactor jefe de ELPLURAL.COM