Revuelto de níscalos


 


 


Revuelto de setas con morcilla de cebolla.


¿Con qué?


Doscientos gramos de setas, tres morcillas de cebolla, tres huevos, dos dientes de ajo, pimentón picante, aceite de oliva y sal.


¿Cómo?


Limpiamos bien las setas con un trapo húmedo y las cortamos en tiras, las rehogamos con un poco de aceite y con los dientes de ajo sim pelar, hasta que sueltan toda el agua, quitamos la piel a las morcillas y las añadimos a la sartén, damos vueltas tres minutos, espolvoreamos un pellizco de pimentón picante y estrellamos los huevos, removemos y cuajamos a voluntad. Se puede servir el revuelto con pan frito o tostado.


Croquetas de marisco y ensalada


 


Croquetas de bacalao con ensalada.


¿Con qué?


Cuarto de bacalao al gusto, leche, margarina, aceite de oliva, una cebolleta, nuez moscada, harina, dos huevos, pan rallado, sal, una lechuga al gusto y vinagre.


¿Cómo?


El bacalao debe estar desalado y en migas, limpiamos la lechuga y preparamos una vinagreta con media cebolleta muy cortada, aceite de oliva y vinagre. La masa de las croquetas la hacemos el día anterior: en una sartén con una cucharada de aceite y una de margarina pochamos media cebolleta muy cortada, echamos dos cucharadas de harina, removemos bien para que se diluya sin hacer grumos y cuando esté, retiramos del fuego, vertemos leche en la cantidad que necesitemos para el número de croquetas que queramos hacer, ponemos la sartén en fuego medio y removemos con cuchara o pala de madera durante unos veinte minutos, añadimos el bacalao lo más desmigado posible, rallamos un poco de nuez moscada, retiramos del fuego y dejamos que se enfríe, tapamos la masa que queda en la nevera durante la noche y preparamos las croquetas por la mañana: con dos cucharas hacemos las bolas, empapamos de huevo batido, empanamos y freímos en bastante aceite muy caliente. Servimos con la ensalada.


Chirimoya con yogur al gusto.


El coste de esta propuesta está en torno a los 12 euros.