Oxigena2
pirineosur_1.jpg

9 planes originales y baratos para Semana Santa en el Pirineo Aragonés

Un paseo con trineo de perros, dormir en tu propio iglú, revivir la época nazi de Canfranc y mucho más

Vie, 9 Mar 2018

¿Has echado un ojo al calendario y te has dado cuenta de esos días en rojo a finales de marzo? ¿Te ha pillado el toro (o Montoro) y te has quedado sin tiempo ni dinero para darte un lujo asiático esta Semana Santa? Que no cunda el pánico porque no hace falta que pilles el pasaporte ni rompas la hucha para montarte una escapada de última hora. Hoy queremos proponerte una Semana Santa repleta de actividades en el Pirineo Aragonés, de la mano de la web Planea Pirineos.

Los últimos meses han dejado una estampa blanca en el Pirineo, y las pistas de Candanchú están a punto de nieve para los amantes del deporte blanco. Aunque la oferta va mucho más allá de enfundarse los esquís y podemos encontrar ideas originales para pasar la noche al abrigo de las montañas o para llenar el estómago. Todo a tiro de piedra, bien sea con el coche o con el AVE, que en dos horas nos dejará en Huesca.

1Clases de esquí

Candanchú, inaugurada en 1928, es la estación de esquí más antigua de España. Una reliquia plenamente modernizada que a día de hoy cuenta con 55 pistas disponibles, divididas en cinco grupos que van desde el nivel debutante hasta el muy difícil. Sea cuál sea tu experiencia, siempre podrás contratar unas clases particulares de esquí de la mano de Pirineosur para disfrutarlas tú solo, en pareja o hasta en grupos de cuatro.

Si no es tu primera vez en la zona, podrás recurrir a tu monitor preferido y reservar clases con él de manera online para que te espere a tu llegada. En cualquier caso, cualesquiera de sus profesores están especializados en todas las disciplinas y cada año reciben una instrucción de al menos cinco días para impartir clases actualizadas.

2Ruta en trineo de perros

Si lo que quieres es una actividad que te transporte a los mundos lapones, tu mejor opción es optar por el mushing, los icónicos trineos tirados por perros. Una manera original de acercarte a la sobrecogedora naturaleza de los Pirineos y que resulta ideal para disfrutarla en familia.

Cruzar paisajes de montaña y disfrutar de los lagos helados es algo que tardarás en olvidar. Además, tienes opciones para todos los gustos. Si eres muy aventurero, podrás conducir tu propio trineo, pero si eres de los que se dejan llevar, podrás optar porque un musher profesional se haga cargo de las riendas, mientras viajas con hasta dos niños.

3Tiempos nazis en Canfranc

No podemos olvidar que a unos pocos kilómetros de las pistas de esquí nos encontramos con la impresionante Estación Internacional de Canfranc, que también se remonta al año 1928, aunque su estampa quedó congelada en los años 70. Sin embargo, su época de esplendor estuvo en los años 40, coincidiendo con la Segunda Guerra Mundial. De aquí, salían los vagones cargados de wolframio con el que el Ejército nazi reforzaba sus tanques y, a cambio, entraban los trenes cargados de oro que llegaban de Suiza.

De la mano de El Club de las Charradas te proponemos Huir por Canfrancuna visita teatralizada para viajar en el tiempo y vivir el momento en que las SS controlaban una estación que se convirtió en un nido de espías. Una vivencia nocturna e interactiva para todos los públicos.

4Un chef en las montañas

Con tanta actividad, no hay que olvidar reponer fuerzas. Y una manera única de hacerlo es disfrutar de los servicios de un chef a tu disposición. Algo que en el Pirineo se puede hacer al calor de una chimenea en un albergue de montaña, con la mesa ya preparada para que sólo tengas que preocuparte de llenar el estómago. Una idea perfecta para completar una ruta en moto de nieve.

Eso sí, olvídate de platos minimalistas con los que terminas con más hambre que al principio. La idea de Tena Park es ofrecer productos de Kilómetro 0 con los que conocer la gastronomía local (miel, vacuno, ovino, hongos, hortalizas, quesos…). Todo cocinado con las técnicas y los utensilios típicos de la cocina de montaña: parrillas, pizarras, ollas ferroviarias, espetos…

5Duerme en tu propio iglú

Si todavía quieres acercarte más a la montaña, al caer la noche, te proponemos una experiencia única en España y que cuenta con el galardón de Mejor Experiencia Turística de Aragónconstruirte tu propio iglú para dormir bajo un manto de estrellas al más puro estilo esquimal.

El plan no sólo se limita a la noche. Empezamos viajando en 4x4 hasta la zona de actividades. Desde ahí, una ruta con motos de nieve nos llevará hasta un refugio de pastores donde nos recibirán con un caldo caliente y el fuego encendido. Cuando cojamos fuerza, empezaremos a trabajar en equipo para construir nuestro propio iglú. Y antes de estrenarlo, disfrutaremos una cena típica al fuego con migas a la pastora y ternasco aragonés y una velada para conocer la historia del valle. El calor y la comodidad están asegurado, así como un contundente desayuno antes de volver a la vida urbanita.

6Una noche con historia

Si lo que quieres es una noche más tradicional, no te puedes perder un alojamiento histórico como el del Hotel Santa CristinaUbicada en un edificio del siglo XIX que sirvió como aduana del Cuerpo de Carabineros. Su ubicación, a 1.300 metros de altitud, es inigualable: está a 5 kilómetros de Col de Somport, el paso fronterizo con Francia, a 4 kilómetros de las ruinas del antiguo monasterio de Santa Cristina de Somport del siglo XI, y en pleno Camino de Santiago.

Su cercanía a las pistas de esquí de Candanchú lo convierten en un centro de operaciones perfecto para tu escapada, pero también es una parada obligatoria si lo que quieres es tomarte un respiro y relajarte en su spa. Incluso combinarlo con un banquete en el Restaurante El Boj, con vistas al bosque de esta especie que le da nombre.

7Albergue junto a las montañas

El Albergue Río Aragón es otra opción para alojarte si lo que buscas es algo más económico pero cómodo y acogedor. Un edificio con capacidad para 36 personas, ideal para excursiones o grupos grandes, aunque también cuenta con una habitación doble si lo que quieres es intimidad. Todas las estancias tienen su propio baño y cuenta con una cocina totalmente equipada. También tendrás a tu disposición un cuarto para guardar tus esquís si has venido a darlo todo en la nieve.

8Barbacoa y piscina en el Pirineo

Si lo que quieres es estar a tu aire, disfrutando de la familia o con tu grupo de amigos, tu mejor opción es la Casa Rural Villanovilla, en pleno valle de Garcipollera y en el epicentro de la cuna del Románico. Además, a menos de 10 minutos está Jaca, con su magnífica Ciudadela y a 20 minutos tienes las pistas de esquí.

La casa tiene tres habitaciones dobles que ofrecen capacidad para 6 personas. Además, está equipada con todas las comodidades: piscina, jardín exterior, barbacoa, salón con sofá cama y chimenea, calefacción radiante, zona WiFi. Además, hay cuna disponible en el precio y admiten mascotas, para que la familia al completo podáis disfrutar de unos días de ensueño.

9Jabones naturales para llevar a casa

Y después de tantas vivencias, si no quieres que a la vuelta a casa tus amigos y familiares te envidien y odien a partes iguales, más te vale que vuelvas cargado de regalos. Para que no tengas que recurrir al típico imán, lo mejor es que te des un paseo por EcoMerci y te hagas con alguno de sus jabones 100% naturales, ecológicos, biodegradables y artesanos.

Bien sea en formato barra o por pastillas, su oferta es inigualable e interminable: jabón de tomillo, de menta y té verde, de canela, de salvia y eucalipto, de lavanda... Elaborados con plantas cultivados en el propio Pirineo, son una idea estupenda para llevarte a casa el aroma de las montañas.

 

Marcos Paradinas es redactor jefe en ELPLURAL.COM