Bono perdió por los pelos pero, cierto es, que dio toda una lección de político exquisitamente demócrata, aceptando con fair play tamaño varapalo inesperado. Hizo de la necesidad virtud y no cayó en la tentación de montarle guerras internas al recién llegado a la dirección máxima del PSOE y, más tarde, a la Presidencia del Gobierno.

La lección de Bono
Esa lección de Bono –que fue ministro de Defensa con Zapatero y presidente del Congreso de los Diputados- parece urgente que sea asumida bien por Alfredo Pérez Rubalcaba o bien por Carme Chacón, sea cual sea el resultado que reflejen las urnas. Hoy es, en todo caso, una fecha que irrumpirá en la historia del socialismo español y, probablemente, en la historia de España.

Batallitas infames
Convendría, sin embargo, que este 4 de febrero de 2012 pasara el PSOE a la historia en clave elocuentemente positiva. En primer lugar, por razones obvias. Y, en segundo, porque este PSOE sigue postrado en la UCI y su estado continúa siendo delicado e inquietante. Las batallitas infames que han aparecido en Andalucía sólo se les ocurren  a irresponsables o a ególatras. Estamos, atención, a poco más de mes y medio de las elecciones autonómicas andaluzas.

El postrer baluarte
Andalucía, como sabemos todos, es el postrer baluarte que aún está regido por los progresistas. ¿No se dan cuenta o quieren no darse cuenta de lo que supondría para Andalucía un Gobierno popular? Es fácil observarlo. Rajoy y los suyos pretenden conducirnos por el túnel del tiempo destrozando el buen camino llevado a cabo en su primera legislatura por Zapatero. Tanto en Andalucía como en el conjunto de España.

El timón de un barco con tendencia a la deriva
No nos importa, desde ELPLURAL.COM, que venza Chacón o que venza Rubalcaba. Lo que nos importa ahora es que aquel o aquella que le toque conducir el timón de un barco con cierta tendencia a la deriva sea respetado o respetada por los militantes y por aquellos que se durmieron a destiempo, olvidando que entre la izquierda y la derecha hay un abismo insalvable. Rajoy no ayudó ni en la lucha contra el terrorismo etarra ni en la lucha contra la crisis.

El tándem
Rajoy, ya en la Moncloa, lo que más parece interesarle es la destrucción de iniciativas de Zapatero, orientadas, en general,  hacia las libertades civiles. Una vez más, insistimos: el tándem Rubalcaba/Chacón o viceversa sería lo más apropiado. Los dos han demostrado que desean por encima de todo un PSOE potente y cohesionado. Este país, azotado por la crisis, lo necesita. Hay que empezar  ya la reconquista de la socialdemocracia o del socialismo frente a la contrarreforma conservadora.

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM