La campaña de tráfico para Semana Santa coincide con el estreno del nuevo dispositivo especial de vigilancia, regulación y ordenación del tráfico de la Dirección General de Tráfico (DGT), deominado Patrulla Integral. El ministro del Interior Juan Ignacio Zoido lo ha presentado con el objetivo de mejorar la seguridad y dar fluidez a los 15,5 millones de desplazamientos de largo recorrido previstos por carretera durante los próximos días.

Este nuevo concepto de vigilancia es pionero en Europa y está formado por patrullas de la Guardia Civil de la unidad motorista. Los agentes cuentan con motocicletas o vehículos a cuatro ruedas dotados con medios portátiles que les permitirán realizar acciones de control de velocidad, así como pruebas de detección de alcohol y de drogas con equipos portátilessin necesidad de apoyo de los Equipos de Atestados ni de los Equipos de control de velocidad.

El principal objetivo de la Patrulla Integral es actuar en tres de los factores que más inciden en la accidentalidad, realizando controles más dinámicos, inmediatos y operativos, en cualquier momento, en cualquier lugar y a cualquier vehículo.

Evitando la picaresca

Otra de las ventajas de este dispositivo es que evitará la comunicación entre los conductores sobre la ubicación de los controles. De la misma forma, a través de la detención del vehículo infractor, los agentes notificarán al conductor la infracción cometida en carretera, evitando así la picaresca de algunos conductores de identificar a otra persona para no perder puntos de su carné.

Así son los nuevos radares portátiles de la DGT

Este tipo de patrullas operará, sobre todo, en carreteras convencionales, que es donde se producen ocho de cada diez accidentes de tráfico. En total, se utilizarán 1.000 etilómetros, 694 lectores de drogas, 60 cinemómetros láser ligeros portátiles y 291 motocicletas nuevas que se suman a las 1.861 ya existentes. Otra de las novedades es que los nuevos cinemómetros láser portátiles podrán estar ubicados en trípodes, en vehículos o en barreras de seguridad metálicas de cualquier tipo de vía. La inversión realizada en la compra de todo este material asciende a 13,7 millones de euros.