La Comisión Europea ha pedido este martes a sus estados miembros una mayor determinación en su compromiso por la integración de los gitanos, a partir de la evaluación de las medidas adoptadas por los estados miembros de acuerdo con la Recomendación del Consejo de 2013.
La Comisión indica en su informe que esta determinación tendría que pasar por asegurar el acceso de los gitanos a la educación, empleo, asistencia sanitaria y vivienda, intensificando los esfuerzos en la aplicación de la legislación contra la discriminación, eliminando la segregación y mostrando, en definitiva, mayor voluntad política y una visión a largo plazo para luchar contra la discriminación de la población gitana.

Avances en educación

Aunque, con todo, el informe y la comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Vera Jourová, han señalado que se han realizado notables avances en los últimos años en este territorio en materia de educación, en relación con cuidados de la primera infancia, el abandono escolar, la educación inclusiva y la ayuda individualizada. Además, varios países introdujeron una prioridad de inversión específica para la integración de las comunidades marginadas, entre ellas los gitanos, en el marco de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos, y varios Estados crearon estructuras de coordinación para la integración de los gitanos, con la participación de las distintas partes interesadas.
En el lado negativo de la balanza, no se adoptaron suficientes decisiones contra la exclusión en el lugar de trabajo y los desalojos forzosos de gitanos.

Una minoría mayoritaria

El pueblo gitano o romaní, término que designa a varios grupos de población que a menudo se distinguen también como zíngaros, travellers o colectivos itinerantes, es la mayor minoría étnica de Europa, con una población estimada de 10 a 12 millones de personas en territorio europeo, y unos 6 millones viviendo en la UE.
Las instituciones comunitarias llevan tiempo insistiendo en la necesidad de velar por la integración de estos colectivos que a menudo son víctimas de abusos y discriminación, por ejemplo en su Comunicación sobre la integración social y económica del pueblo romaní en Europa de 2010.

Evaluaciones anuales

O en 2011, en su Comunicación con el fin de impulsar el desarrollo de estrategias nacionales para integrar a los gitanos, en la que se detallaban las políticas y medidas concretas que debían adoptarse (Comunicación sobre un marco europeo de estrategias nacionales de inclusión de los gitanos hasta 2020). Cada país elaboró una estrategia para la población gitana, y todas ellas fueron evaluadas por la Comisión Europea en una Comunicación adoptada en 2012 (Estrategias Nacionales de Integración de los Gitanos: un primer paso para la aplicación del marco de la UE).
El 9 de diciembre de 2013, el Consejo aprobó una Recomendación relativa a la adopción de medidas eficaces de integración de los gitanos, y publicó un informe de evaluación ese mismo año  (Progresos en la aplicación de las estrategias nacionales para la inclusión de los gitanos).
Hasta 2020, se realizará un informe anual con información facilitada por los países, las ONG, las organizaciones internacionales y la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE (FRA).