Cerremos la puerta y apaguemos la luz. Vuelve Halloween, el Día de Difuntos. Y lo celebramos recordando algunas de las mejores películas de terror de los últimos años.

IT FOLLOWS

Una inteligente narración con un gran lenguaje visual. Una película independiente que dirigió David Robert Mitchell y mezcla la inocencia de una adolescente con el infierno en el terror. Juega con los lugares comunes del género pero dándoles una vuelta de tuerca de lo más interesantes.

SINISTER

Una serie de asesinatos grabados en cintas de 8 mm desde los años sesenta despertará la curiosidad de un escritor (Ethan Hawke), que querrá narrarlos en formato libro. Sus investigaciones lo conducirán a un ser demoníaco, presencias sobrenaturales, planos asfixiantes y personajes espeluznantes. Da mucho miedo. Hubo una segunda entrega de Sinister que no llegó a alcanzar la calidad de esta primera.

EXPEDIENTE WARREN

he aquí otro hit del cine de terror reciente. Ingenioso, inteligente y visualmente muy atractivo. Es la continuación de Expediente Warren: The Conjuring, y del mismo director, ese explorador de géneros y estilos que es James Wan. De ambas, saldría la saga de películas sobre la muñeca Annabelle, y la reciente La Monja. Se inspira en un caso paranormal real, ocurrido en Londres, que investiga el matrimonio Warren, Lorraine y Ed, interpretados por Vera Farmiga y Patrick Wilson, y ya protagonistas de la primera entrega de esta saga. Movimientos de cámara que generan el suspense y unos espléndidos actores. Un taquillazo que también fue una de las mejores películas que dio el 2016.