[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"25219","attributes":{"class":"media-image wp-image-314990 alignleft","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"383","height":"182","alt":"luchacontrac\u00e1ncer2"}}]]En la actualidad, el cáncer, en cualquiera de sus variantes, se ha convertido en casi una plaga. Hemos pasado de conocer a alguien que padece esta enfermedad, a que nos toque de cerca, hasta anular por completo aquello de “nunca me pasará a mí o a los míos”.

Lo positivo, por decirlo de alguna manera, de este fenómeno de cierta generalización es que ha permitido que la sociedad vaya rompiendo tabúes que tiene que ver con muchos de los aspectos que rodean a esta patología, empezando por su propia denominación.

El tabú de la palabra cáncer
Hasta hace no mucho, para hablar de cáncer se buscaban sinónimos que en ocasiones rayaban la paranoia. Hoy en día, sin que se haya logrado una normalización absoluta del término, sí que se han dado importantes pasos hacia delante, a lo que han contribuido los medios de comunicación o entidades como la Asociación Española Contra el Cáncer, en sus distintas delegaciones.

Otro de los aspectos positivos es el relacionado con la supervivencia. Cada vez se sobrevive más al cáncer gracias a los avances científicos, un campo en el que nuestro país siempre ha destacado. Debido a la crisis económica, la inversión gubernamental en esta materia ha descendido de manera alarmante.

La colaboración privada
De nuevo aquí entran en juego otras entidades que con sus aportaciones a proyectos concretos, permiten seguir peleando a través de la investigación para que un día, ojalá que en un futuro no muy lejano, derrotemos entre todos al cáncer.

Es el caso de la Obra Social “la Caixa”, institución que en menos de una década ha destinado más de 7 millones de euros a programas científicos y/o médicos que se desarrollan en hospitales españoles contra la enfermedad.

[youtube]https://youtu.be/6dzzOHJ4dGM[/youtube]

 

Esta iniciativa está permitiendo que se trabaje en diferentes aspectos de la enfermedad (tratamiento personalizado, disminución del estadio tumoral, etc) gracias a la Unidad de Investigación en Terapia Molecular del Cáncer del Hospital Vall d´Hebron o al departamento de Oncología del Hospital Germans Trias i Pujol, entre otros.