Carlos Alsina ha vuelto a sacar de quicio al presidente del Gobierno en funciones ante su insistencia en que debía gobernar la lista más votada, como siempre se ha hecho en España. "Nuestro sistema no es presidencialista", le ha espetado el periodista de Onda Cero, que le ha entrevistado este miércoles. "Es decir que los ciudadanos que vamos a votar el próximo domingo no vamos a elegir directamente un presidente de Gobierno, vamos a elegir un Parlamento y de ese Parlamento sale el presidente del Gobierno", ha añadido.

La "normalidad", según Rajoy

Acto seguido, le preguntaba si le parecía "razonable" que todos los partidos se comprometieran a "no torpedar" la investidura del candidato que consiguiera más apoyos parlamentarios. Rajoy subrayó que las posición "más sensata" es que gobierne la fuerza política que ha ganado las elecciones, a ser posible, en coalición. "Quinielas, combinaciones, podemos hacer de todo, en Italia los tres últimos presidentes del Gobierno no fueron elegidos por nadie, pero no me parece el mejor procedimiento para...", argumentó.

Alsina, le cortó entonces para puntualizar que fueron elegidos por el Parlamento, provocando el enfado de Rajoy.

Rajoy - Sí, ya, pero ni se presentaron a las elecciones. Es que si al final hacemos elecciones para elegir a alguien que no se presenta, tendremos un sistema democrático bastante singular. A mí déjeme que trabaje para funcionar en la normalidad y la normalidad democrática es la que le he explicado. Buena prueba de la normalidad democrática es que se ha hecho siempre en España.

Alsina - Pero la normalidad democrática es lo que marca la ley y lo que dice es que al presidente del Gobierno lo inviste el Parlamento y que efectivamente puede ser una persona que no sea diputada.

- Sí, puede ser cualquiera, efectivamente. Pero lo normal es que sea el presidente del partido más votado. En España no es que sea lo normal, es que ha sido siempre. Simplemente, el 100% de las veces que se ha elegido presidente. Todo lo demás, lo podemos hacer, podemos todos votar al señor Iglesias, presidente. Le podemos votar a usted también.

- No, yo no me presento.

Pero podemos votar a cualquiera, usted ha dicho muy bien.

- Si consiguen suficientes diputados sí.

- 45 millones de españoles pueden ser candidatos siempre que tengan más de 18 años.

- No es que lo diga yo, es que lo dice la ley

Puede usted darle vueltas y continuar así. No sé si vamos a parte alguna. Lo normal es lo que le acabo de señalar. A partir de ahí, todo lo demás me parece muy bien.

- No, si yo no quiero llegar a parte alguna. Quiero llegar a su última consecuencia lógica.

Al final Rajoy acabó poniendo el ejemplo de los Ayuntamientos, donde si los diferentes grupos no se ponen de acuerdo, gobierna la lista más votada. En ese momento reprochó a Alsina que no le gustara su postura y zanjó el asunto con un surrealista pasopalabra: "Podríamos pasar a otro asunto".