El euríbor, índice de referencia para la mayoría de las hipotecas españolas, alcanzó cotas negativas en varios momentos puntuales en los últimos meses, pero faltaba por ver si el euríbor a 12 meses (la media de todo el año) llegaría a estar por debajo de cero, algo que nunca había ocurrido en la historia. Ha pasado este viernes según el cálculo del Instituto Europeo de Mercados Monetarios, que lo ha situado en el -0,002%.

El banco no nos pagará dinero

Pero una cosa es que el euríbor esté en negativo y otra que el banco tenga que pagar dinero a quienes pidieron una hipoteca. La razón es bien fácil, hasta hace muy poco las hipotecas contratadas eran con un diferencial (un 2% o un 3%) más euríbor, por tanto, quienes tengan que revisar sus hipotecas ahora pagarán solo el diferencial por lo que la cuota se abarata. Dicho de otra forma, si se tiene una hipoteca con un diferencial de un 1% más euríbor y éste indicador bajara al -0,10%, se pagaría un 0,90%. No obstante, la mayoría de las hipotecas tienen un diferencial por encima del 1%.

Nuevas hipotecas, blindadas los dos primeros años

Con la evolución de los tipos de interés, casi a cero desde hace un año y el euríbor en caída libre, los bancos se están blindado ante los tipos de interés negativos para evitar la paradoja -planteada por primera vez en la historia- de que tuvieran que pagar por prestar, lo que llevaría a la ruina al sector financiero. Por tanto, desde hace varios meses los bancos españoles incluyen en sus contratos hipotecarios clausulas por las que durante el primer año y medio o dos años se fija una cuota de entre un 1,5% o un 2% independientemente de la evolución de los tipos. La razón es que lo expertos consideran que los tipos a cero con euríbor en negativo no podrán mantenerse mucho más tiempo.
No hay que olvidar que la media histórica del Euríbor se sitúa en el 2,4% y que al principio del estallido de la crisis llegó a superar el 5%