Abengoa. Sede en Sevilla



El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha insistido este jueves en que espera que haya una solución para Abengoa aunque ha reconocido que la situación de la empresa es "extremadamente delicada".

En declaraciones a TVE, Soria ha subrayado que se trata de una empresa de referencia en España, con unos 25.000 trabajadores, que ha vivido un situación "muy complicada" -con un pasivo de 27.000 millones, una deuda bruta que roza los 9.000 millones y deudas a proveedores superiores a 5.000 millones- y "extremadamente delicada" y ha mostrado su deseo en que se "salve".
El Gobierno "está muy atento" a este tema pero es una "cuestión que atañe al sector privado", ha afirmado Soria que ha añadido que no estamos en las épocas en las que el Estado puede meter capital en una empresa.

Soria ha señalado que encontrarse en situación de preconcurso no prejuzga que tenga que terminar en concurso definitivamente y que ahora se puede intentar llegar a un acuerdo con los acreedores lo que sería "deseable".
Abengoa anunció ayer que después de que Gestamp haya renunciado a entrar en su capital, solicitará el preconcurso de acreedores "a la mayor brevedad".

Las acciones de Abengoa caían a la apertura de la sesión bursátil el 9,52 %, después de perder ayer el 53,68 % de su valor tras anunciar que presentará preconcurso de acreedores al retirar Gestamp su oferta de inyectar liquidez a la compañía, altamente endeudada.
Tras permanecer inhibidos por espacio de cerca de media hora, las acciones B de la compañía de ingeniería -las más líquidas- han vuelto al parqué a un precio de 0,37 euros, frente a los 0,42 euros a los que cerraron la sesión del miércoles.
Dichas acciones cotizan en el principal indicador de la bolsa española, el IBEX-35, del que será excluidas a partir de mañana viernes ante las circunstancias especiales que concurren en el valor Abengoa.
El comité asesor técnico del IBEX 35 comunicó dicha decisión después del cierre de la bolsa ayer y tras reunirse de forma extraordinaria.