El PSOE siempre ha dicho que la reforma laboral del PP de Marinado Rajoy no ha traído más que problemas para los trabajadores y ha facilitado los despidos. Ahora, con Pedro Sánchez en el Gobierno, modificar o derogar esta reforma es uno de sus deberes prioritarios.

Por ello, Sánchez recibe este miércoles a partir de las 11:00 horas de la mañana a los presidentes de la CEOE y de Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi; y a los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, para tratar los cambios en materia laboral que quiere llevar a cabo el Ejecutivo.

Según han confirmado fuentes de la Moncloa, será la primera toma de contacto del nuevo presidente con los agentes sociales, menos de dos semanas después de ser elegido, y previsiblemente abordarán las modificaciones en la reforma laboral que tiene intención de hacer el Ejecutivo.

Durante el encuentro, al que posiblemente asistirá también la titular de Trabajo, Magdalena Valerio, podrían tratar la evolución de la negociación salarial que mantienen los agentes sociales y la reforma del sistema de pensiones.

Una reforma que ha dejado precariedad

Nada más tomar posesión de su cartera, Valerio ya definió la reforma laboral del PP como una norma que ha propiciado precariedad y devaluación salarial. Es por eso por lo que el Gobierno del PSOE quiere modificar al menos "los aspectos fundamentales" y "más negativos".

Por ello, aseguró que se pondría a trabajar "inmediatamente" con los agentes sociales y que recuperaría las mesas de diálogo social como la "metodología habitual" de abordar las cuestiones laborales y de Seguridad Social.

Durante su toma de posesión, Valerio reseñó la que será su hoja de ruta al frente de Trabajo, con la intención de "animar y propiciar un gran pacto de pensiones" como primer paso.
Asimismo, dejó claro que va a trabajar para mejorar la situación de las personas que trabajan o buscan un empleo, así como para los que quieren tener garantía de una pensión digna ahora o los que la esperan en el futuro.

También añadió que luchará por aquellos que se han tenido que ir fuera de España porque aquí no tenían trabajo, así como por los que han venido buscando mejores condiciones de vida.

No se puede derogar alegremente

Y aunque modificar esta reforma laboral es una de las prioridades del nuevo Gobierno, la ministra de Trabajo ya ha advertido de que debe hacerse con tiempo porque “las normas no se pueden derogar alegremente, hay que analizar toda la reforma laboral en su conjunto y ver cuáles son los aspectos que consideramos de manera dialogada y consensuada que hay que derogar", afirma Valerio.

"La primera medida es garantizar la suficiencia de las pensiones" y agrega que antes del verano se sentará a dialogar con los empresarios y los sindicatos. Y esta parte ya la han conseguido. Este martes se llegaba a un acuerdo en el Pacto de Toledo por el que se ligaban las pensiones a las subidas del IPC, la primera victoria parlamentaria del PSOE en este nuevo Ejecutivo.