En plena crisis económica Mercadona se ha consolidado como una de las principales empresas españolas. Con 515 millones de ganancias en el último ejercicio económico y una expansión a todos los niveles (abriendo casi medio centenar de tiendas al año por toda la geografía económica y contando con una plantilla que supera los 74.000 empleados), la compañía liderada por Juan Roig se ha convertido en un referente de la economía nacional. A los datos anteriormente mencionados se suma la buena prensa con la que Mercadona cuenta en materia laboral.

Reconocida como un ejemplo en Europa
El último convenio colectivo firmado entre Mercadona y los sindicatos mayoritarios ha sido reconocido en Bruselas, en el marco del Diálogo Social Europeo, como ejemplo de buenas prácticas con los trabajadores. El suelo neto mínimo de un empleado de base con cuatro años en la compañía ronda los 1.400 euros mensuales. Además, la empresa abona un plus a los trabajadores que hablen un idioma extranjero, apuesta por los incentivos para mejorar la productividad de su plantilla, y saca pecho de su compromiso con la igualdad y el apoyo que presta a las trabajadoras que han sido víctimas de la violencia de género.

¿Marca blanca?
¿Pero es oro todo lo que reluce o los derechos laborales de Mercadona también son de marca blanca? La respuesta, según el sindicato CNT, es contundente: “Mercadona se ha construido una imagen de empresa modelo ante la opinión publica en lo que respecta a los derechos de sus trabajadores, todo resulta perfecto e idílico hasta que llega el momento de hacer uso de esos derechos... y entonces comienzan los problemas”.

Acusaciones hacía Mercadona
Entre otras cuestiones, desde el sindicato de clase denuncian que “la empresa y sus servicios médicos presionan y coaccionan a las trabajadoras para que no hagan uso de la baja de maternidad” o ponen a funcionar “su maquinaria de acoso” para que los trabajadores que hayan caído enfermos se reincorporen a su puesto de trabajo “antes de que se hayan recuperado” provocando en algunos casos que “la lesión o enfermedad se convierta en crónica”.

“Despidos a su antojo”
Asimismo, desde la CNT califican como habitual que “Mercadona despida a trabajadoras a su antojo a causa de su edad o de su antigüedad, por tener alguna enfermedad crónica, porque no aguantan la presión y el acoso o simplemente porque no les gustan”. Para llevar a cabo estas prácticas, el sindicato acusa a Juan Roig de recurrir a “despidos disciplinarios injustificados, acusando falsamente a estos trabajadores de robos, insultos, etc.”.

Foros contra Mercadona
Acusaciones que se repiten en decenas de páginas web y blogs como Hacendaño o Mercacoso, en los que desde el anonimato personas que en teoría son empleados de Mercadona relatan el “acoso”, las “humillaciones”  o la “explotación” a las que supuestamente son sometidos a diario. La empresa niega tales acusaciones e incluso se ha querellado recientemente contra el usuario de uno de estos foros.

Visiones encontradas
Para contradecir la versión idílica que ofrece la compañía, desde los foros resaltan que “cada año salen de Mercadona más de 3.000 personas, el 5% de la plantilla. Y la mayor parte son despidos”. También recuerdan algunos de los varapalos judiciales que ha sufrido la compañía, como la indemnización de medio millón de euros que Mercadona tuvo que abonar en mayo de 2014 a 12 despedidos y afiliados a CNT que trabajaban en las localidades valencianas de Xàtiva y Alzira.