Leasing: definición 

El leasing o arrendamiento es un contrato en el que un arrendador o una empresa dedicada al sector de la locación adquiere un bien elegido por su cliente (arrendatario) para, posteriormente, alquilarlo a este último por un plazo determinado.

Al terminar el acuerdo, el arrendatario tiene la opción de renovar el contrato de arrendamiento, devolver el bien alquilado o adquirir el bien por un valor previamente definido en el contrato. Aunque el leasing suele ser muy utilizado por empresas, también es una transacción financiera que está disponible para personas físicas. El leasing se divide en tres tipos principales: leasing operativo, leasing financiero y 'lease back'.

Leasing operativo

En este tipo de leasing, la empresa arrendadora asume los costes de mantenimiento de los bienes alquilados, desde que sean bienes muebles (leasing de coches, maquinaria, etc.). Generalmente, esta transacción tiene un plazo muy corto - entre 1 y 3 años - y suele ofrecer la opción de compra tras la finalización del contrato. 

Leasing financiero

En el leasing financiero el arrendador cede el usufructo temporal de un bien al arrendatario mediante un pago. Al final del contrato, el arrendatario tiene la opción de comprar el bien por un valor residual. En esta transacción, interviene también una tercera parte: la entidad financiera, responsable por la compra del bien para la cesión.

El leasing financiero se subdivide en leasing financiero mobiliario - de duración mínima de 2 años y empleado para la financiación de bienes como maquinaria, equipos, etc. - y leasing financiero inmobiliario - de duración mínima de 10 años, empleado para la financiación de locales comerciales, oficinas, etc.

Lease back

Generalmente, este tipo de leasing es utilizado como solución a la falta de liquidez. En el lease back, las empresas venden sus bienes a otra empresa dedicada al leasing para, posteriormente, alquilarlos. Al término del contrato, la empresa arrendataria tiene la posibilidad de recuperar sus bienes ejerciendo la opción de compra.

Diferencia entre leasing y renting

Aunque el leasing y el renting sean opciones financieras para el alquiler a largo plazo de un bien, las dos modalidades tienen algunas diferencias. En el leasing, el arrendatario puede adquirir el bien alquilado, tras la finalización del contrato, en el renting, no consta esta opción. Los plazos de duración del renting son más flexibles que los plazos de duración del leasing. Mientras el primero puede adaptarse a las necesidades del arrendatario, según la evolución económica de la empresa, el segundo exige una duración mínima de dos años.

Otra de las importantes diferencias entre el leasing y el renting hace referencia a los gastos generados por el mantenimiento del bien, en la duración del contrato. En el leasing, el arrendatario debe asumirlos y en el renting, los suele sufragar el arrendador.

Ejemplo:

“Del mismo modo, hay soluciones especializadas como los préstamos ICO y BEI, los leasing, los servicios de comercio exterior o el servicio de renting de automóviles o de bienes de equipo”.