¿Qué es un fondo de inversión?

Un fondo de inversión es un mecanismo de ahorro, un patrimonio sin personalidad jurídica formado por las aportaciones de varios inversores y con el objetivo de obtener mayor rentabilidad que en un movimiento financiero particular. Cada uno de los participantes en los fondos de inversión proporciona una parte del capital común y es una entidad concreta la que se responsabiliza de su gestión y administración. 

Ejemplo: 

“Bankia se consolida como la cuarta entidad nacional de fondos de inversión”.

La entidad administradora diversifica las inversiones en diferentes activos- ya sean acciones, bonos u otros instrumentos financieros o no financieros (bienes inmuebles, arte…)- de manera que el capital de todos los inversores cuente con una mayor seguridad ante posibles resultados negativos. Al reunir cantidades de diferentes ahorradores, la suma total es más elevada y permite mayores opciones de negociación. En los fondos de inversión distinguimos varios agentes:

 

  • Titulares de las inversiones: son los participantes en los fondos de inversión. No hay un límite en el número de ahorradores que pueden entrar a formar parte de los fondos, aunque a veces se establece un mínimo de inversión. 
  • Participaciones: son las partes iguales en las que está dividido el fondo de inversión. 
  • Sociedad gestora: es la entidad que administra el fondo, la que decide la política de inversiones que se va a seguir y cobra una comisión por ello. 
  • Sociedad depositaria: es la entidad que custodia el fondo de inversión (puede ser efectivo o activos) y vigila la actuación de la sociedad gestora, para seguridad de los titulares. 

 

 

Ventajas de los fondos de inversión

 

  1. Para el ahorrador, con menos cantidad invertida, puede obtener una mayor rentabilidad
  2. Están gestionados de manera profesional por las sociedades gestoras. Es decir, los ahorradores no necesitan conocimientos especiales sobre el mercado financiero. 
  3. Al diversificar las inversiones, el riesgo puede ser menor
  4. Las reglas están claras tanto para entrar como para salir del fondo de inversión

 

Tipos de fondos de inversión

  • Fondos de renta fija. Invierten en títulos valores de renta fija. La rentabilidad puede ser menor, pero los riesgos también son reducidos. 
  • Fondos de renta variable. La inversión se realiza en valores de renta variable como las acciones. Como el riesgo es mayor, la rentabilidad es potencialmente mayor. 
  • Fondos de renta mixta. Combina activos de renta fija y de renta variable. Dependiendo del porcentaje dedicado a cada uno de ellos, se puede calcular la rentabilidad y el riesgo de este tipo de fondos. 

Ejemplo: 

“El banco lanza esta semana dos nuevos fondos mixtos, bajo la gama Santander Sostenible, e inicia así un camino para convertirse en una referencia en España en este ámbito.”.

 

  • Fondos Garantizados. Son aquellos que aseguran, en una fecha concreta, el mantenimiento de la inversión inicial. Pero no todos aseguran cierta rentabilidad. Si son fondos garantizados de renta fija, además del capital inicial, aseguran un rendimiento fijo. En el caso de los fondos garantizados de renta variable, la rentabilidad depende de los movimientos del mercado. 
  • Fondos de inversión inmobiliaria. Las inversiones se dirigen a la compra de inmuebles para su posterior alquiler.
  • Otros tipos de fondos. Fondos globales, fondos de acumulación, fondos de reparto…

 

Rentabilidad de los fondos de inversión

La rentabilidad de los fondos de inversión no es más que la diferencia entre el valor inicial de las participaciones y el valor final. Se calcula teniendo en cuenta el precio de los activos en los que se invierte (acciones, bonos, etc), se divide el patrimonio total entre el número de participaciones en circulación. Esto se conoce como “valor liquidativo”. 

Ejemplo: 

“Todo este proceso es supervisado de manera periódica por un Comité de Inversiones y Sostenibilidad, que vela, tanto por el cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad, como por la evolución de la rentabilidad de los fondos”.