Economía
En la imagen, una anciana. EFE/Archivo
En la imagen, una anciana
|
Fuente
:
EFE/Archivo

Los nuevos pensionistas perderán hasta un 40% de poder adquisitivo en los próximos años

El FMI alerta del empobrecimiento de los más mayores apostando por vincular la edad de jubilación a la esperanza de vida o limitando la jubilación anticipada

234
Mié, 25 Oct 2017

Los informes económicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre España no suelen traer buenas noticias para nuestra economía y, en este caso, el organismo ha puesto el foco sobre el sistema de pensiones y los jubilados españoles que no dejan de crecer.

Según señala el FMI en su informe, los trabajadores que se retiren este 2017 podrían perder un 30% de su poder adquisitivo de mantenerse la revalorización de las pensiones actual, el mínimo del 0,25% que marca la ley aprobada por el Partido Popular, algo que no piensa cambiar, y las previsiones de inflación que maneja el Banco Central Europeo (BCE).

Así, “asumiendo una inflación anual media del 2%”, estos nuevos jubilados “sufrirá una caída en el valor real de su pensión de un 30% durante su periodo de jubilación” ya que, hasta ahora, ese 0,25% de revalorización era suficiente al encontrarnos “en un entorno de inflación negativa”. Pero la actual situación de aceleración económica, con una inflación mayor, produce ya esta pérdida de poder adquisitivo.

Pero esta pérdida podría llegar al 40% para los trabajadores que se jubilen en el medio y largo plazo debido al “factor de sostenibilidad”, una de las medidas a las que apuesta el FMI para hacer frente al aumento de la esperanza de vida y con el que se contempla una reducción de las pensiones desde 2019.

“Un trabajador que hoy tenga 47 años, y se retire en 2037 a la edad de 67 años, sufrirá también una reducción en su capacidad adquisitiva. Sin embargo, a esta caída habrá que sumarle una reducción en la pensión inicial de alrededor del 10% como consecuencia del factor de sostenibilidad, por lo que la pérdida total será del 40%”.

Soluciones propuestas

El FMI no apuesta por el aumento del porcentaje de revalorización de las pensiones “o detener otras reformas de pensiones en curso”, aunque “la pérdida del valor real de la pensión durante un período prolongado puede crear presiones sociales y políticas” que así lo exijan.

“Los aumentos ad hoc en las pensiones para proteger a los pensionistas de una pérdida de poder adquisitivo pueden abrir la puerta a nuevos ajustes ad hoc que socavarían la viabilidad financiera del sistema y la credibilidad del compromiso de España con la sostenibilidad fiscal”, señala el organismo.

El sistema de pensiones español, en bancarrota

Por el contrario, propone “vincular automáticamente la edad de jubilación a los cambios en la esperanza de vida” o “elevar el techo de las ganancias máximas sujetas a contribuciones y el monto mínimo de cotización pagado por los trabajadores por cuenta propia”. Del mismo modo, considera que “estas reformas deberían complementarse con políticas que fomenten un mayor ahorro privado y aumentos en la productividad laboral”.

Descarta cambios normativos como “cambiar las pensiones de viudedad y orfandad al presupuesto del gobierno central”, ya que sólo contribuiría a aumentar la deuda del sistema.

Pide consenso político

El informe del FMI también señala a la Comisión del Pacto de Toledo, que actualmente está trabajando en el Congreso para actualizar el sistema de pensiones, por el “foro excelente” para tomar “estas decisiones tan importantes”, apelando a “la larga tradición española de construcción de consenso” para conseguir “un resultado duradero” en estas reformas.

 

Alejandro Godoy es redactor de El Plural