El programa de debate 'Así de claro' de Ernesto Sáenz de Buruaga en La 1 no deja de provocar más críticas cada lunes y de bajar en audiencia. Sólo da que hablar por las polémicas que genera, la última un veto denunciado por la periodista Esther Palomera. El tono de la entrevista a Cristina Cifuentes la semana pasada y el papel del propio Buruaga ejerciendo de abogado defensor de la candidata popular para justificar sus meteduras de pata provocan hilaridad y perplejidad a partes iguales.

 

 

Pero hay más, como ha denunciado reiteradamente UGT, el programa de Buruaga es "ilegal" al "atentar contra la Ley 17/2006 de 5 junio de la radio y la televisión de titularidad estatal en su artículo 7 apartado 5" donde se establece que "la Corporación RTVE no podrá ceder a terceros la producción y edición de los programas informativos y de aquellos que expresamente determine el mandato marco". La dirección del ente público se saltó la ley adjudicando el debate de Buruaga a una productora externa englobando el programa no en el área de informativos sino de ocio.



El sindicato ha difundido un vídeo en el que insiste que el programa 'Así de claro" no solo es "un fracaso con una audiencia residual" que "vulnera la ley" con "la falsa excusa de ser puro entretenimiento" y todo "con el fin de manipular".