Lo que está sucediendo en TVE con los nombramientos es digno de mirarse. Y no se sabe si lo es más por el descaro que demuestran quienes lo toman, o por el miedo que se percibe en un intento tan desesperado de controlar la radiotelevisión pública.

El regreso del equipo de Urdaci, sin Urdaci
Hace sólo 48 horas les informábamos que para dirigir el centro territorial de Cataluña, José Antonio Sánchez, el presidente de la Corporación, sin el más mínimo complejo había elegido a Eladio Jareño, nada menos que el director de comunicación de la presidenta del PP catalán, Alicía Sánchez-Camacho. El descaro resulta casi insultante. Pero es que Jareño tenía otra virtud, ya había ocupado el mismo cargo cuando Sánchez, con Urdaci dando la cara, controlaba la TVE de Aznar.

José Antonio Sánchez durante su 'examen' en el Congreso... Allí olvidó decir que venía a rehacer el equipo de Urdaci. Foto EFE José Antonio Sánchez durante su 'examen' en el Congreso... Allí olvidó decir que venía a rehacer el equipo de Urdaci. Foto EFE



Este dato, el regreso del 'urdacismo' en bloque, que en realidad debe verse como la decisión de Sánchez de recuperar 'su viejo equipo', se viene a confirmar con el nuevo nombramiento que se ha conocido este jueves: el de Carmen Sastre para subdirectora. Esta mujer, con larguísimo historial, va a ser la mano derecha de Sánchez en la redacción, 'por encima' incluso de José Antonio Álvarez Gundín, un director de Informativos que de alguna manera le han impuesto al Presidente de la Corporación.

Pedigree que no deja lugar a dudas
Sin embargo, la nueva subdirectora es sin duda mujer 'suya'.  Sánchez, nos dicen en RTVE, va presumiendo de ello en los pasillos sin disimulo: Le han puesto para ganar las elecciones y él va a hacer todo lo posible para lograrlo a través de los telediarios, ha dicho. Carmen Sastre es una prueba indudable de esto: era mujer clave en el equipo Sánchez-Urdaci.

Su pedigree no deja lugar a dudas. Fue nombrada jefa del área de Economía tan pronto desembarcó el PP en TVE. Siempre se la ha recordado como 'la correa de transmisión de Rato', y la impulsora de los vídeos en los que se hablaba, sin rubor, del famoso "España va bien". Posteriormente Urdaci, que la tenía en su equipo de máximos fieles, la hizo jefa de nacional, puesto desde el que participó en las 'grandes operaciones' de imagen de TVE durante los momentos más difíciles del aznarismo: la guerra de Irak y los atentados del 11M.

Carmen Sastre como defensora del Espectador presentando el programa 'RTVE responde' Carmen Sastre como defensora del Espectador presentando el programa 'RTVE responde'



Asesora y controladora política
Tan importante fue su rol, que el PP se lo recompensó nombrándola asesora de los consejeros 'populares' en TVE en el periodo siguiente. Época en la que también dejó huella, ya que estuvo tras el intento de control de los informativos por parte de los consejeros del PP, por el que los consejeros pretendían supervisar el sistema informático, i-news, en el que los redactores escriben sus textos y se prepara la escaleta de cada telediario.

La recuperación de Carmen Sastre parece que se va a completar con un intercambio con otro subdirector, Ángel Nodal, que pasaría a ocupar el puesto que hasta ahora ostentaba ella, como directora de Relaciones Institucionales. De esta manera, Sánchez habrá creado en torno a Gundín un equipo compacto y de 'su total confianza': la propia Sastre, la confirmación de José Gilgado, subdirector que llegó de la Telemadrid del propio Sánchez, y Jenaro Castro, el que fuera número dos y sustituto de Urdaci en pantalla cuando éste faltaba, y actualmente era ya responsable de los informativos no diarios (por cierto, la vanidad le ha impedido resistirse a dar el paso de quitar a la presentadora de Informe Semanal para ponerse a él mismo).

Los españoles ya no eligen TVE...ni para ver a Rajoy
Eso sí..., al PP se le podría haber ido la mano y llegar ya tarde en su intención de 'utilizar' RTVE como arma para ganar las elecciones. Y es que el desprestigio al que han sometido en los tiempos de Somoano al medio ha llevado a que los españoles a la hora de informarse eligan otros medios. Incluso cuando la información es oficial. El último ejemplo, la comparecencia de Mariano Rajoy para hablar de Cataluña. La televisión pública quedó en quinto lugar en audiencia en ese momento, por detrás no sólo de Antena 3, que ganó, y Tele 5, sino ¡¡también detrás de Cuatro y La Sexta!!