Juan Ramón Bauzá, el presidente que no iba a convertir 'su Govern en una agencia de contratación'. Foto EFE Juan Ramón Bauzá, el presidente que no iba a convertir 'su Govern en una agencia de contratación'. Foto EFE



El exgerente de IB3, Borja Rupérez, preso en León por el atraco a la abuela de su mujer. El titular, aunque llamativo, no tendría la trascendencia política que tiene si no fuera por el hecho de que Rupérez era un íntimo amigo del presidente balear, José Ramón Bauzá, tanto que llegó a convertirse en su prestamista , además de que la entrada y salida de aquel de la televisión pública balear estuvo relacionada con una de las empresas privadas del político. El asunto tiene tintes de escándalo mayúsculo.

Rupérez, un atracador a la sombra
Sobre el atraco a la abuela de la mujer de Rupérez, poco que contar. El exgerente de IB3 fue detenido en octubre después de que la Policía encontrara en su casa de Madrid planos del chalé de la anciana, matriarca de una conocida familia de empresarios en León, con los que se facilitó el asalto que llevaron a cabo cuatro hombres. Robo de 5.000 euros y joyas.

Íntimo del president
¿Pero quién es el madrileño Borja Rupérez, que llegó a presidir la cadena pública de Baleares siendo un gran desconocido en esa comunidad?. El empresario contó los detalles de su amistad con el president a Diario de Mallorca. “Hicimos una muy buena amistad, me abrazaba efusivamente cuando venía al Ritz de Madrid”, explica Rupérez, que narra, también que su familia y la de Bauzá compartieron la comida de Navidad de 2010, “la última antes de que ganara las elecciones”.

Bauzá le propuso a Rupérez venderle la vinoteca
Bauzá, que pretendió combinar su cargo de presidente con la administración de varios negocios privados, tenía al final de su etapa en la oposición una delicada situación económica en su vinoteca Divino, así que le planteó la venta a su amigo Borja Rupérez. "El president me dijo: ´tengo que vender la vinoteca porque soy el adalid anticorrupción´, y nos pidió 350 mil euros", ha contado el empresario. La cifra era similar a las pérdidas de la empresa.

Cuatro entregas en sobres, hasta 140.000 euros
Según Rupérez, Bauzá le pidió un préstamo por adelantado porque la deuda en su vinoteca se acumulaba y “tenía miedo de salir en el RAI como moroso” y ser víctima de un escándalo.

Rupérez aceptó adelantarle a Bauzá 140.000 euros, un dinero que le fue entregado en cuatro entregas de 35.000 euros, en efectivo, metidos en sobres. Las dos primera entregas, según la versión de Rupérez, se efectuaron antes de las elecciones y el resto, cuando Bauzá ya era presidente.

El nombramiento como gerente de IB3
Tras ese préstamo, llegó el nombramiento de Rupérez como gerente de IB3. La cosa habría sido más o menos así, según cuenta el empresario: "¿No te interesaría trabajar en IB3? Yo te podría dar un cargo", le dijo el presidente. Dos semanas después llegó su nombramiento.

¿Y por qué no, director de RTVE?
La cosa no terminó ahí. Según Rupérez, "Bauzá llegó a prometerme la dirección de RTVE en Madrid, como si yo no supiera que ese cargo no depende de él". El periodista Matías Vallés cuenta hoy en Diario de Mallorca que el empresario comentó en su despacho en la televisión pública que él se iba a Madrid, “en cuanto a mi amigo lo hagan ministro".

El cese, tras la centa frustrada de la vinoteca
Pero el sueño de Rupérez se truncó porque no accedió a comprar la vinoteca del presidente por los 350.000 euros que pedía, y éste le castigó cesándole como gerente de IB3, en noviembre de 2011. Y no sólo eso, se negó a pagar los 140.000 euros adelantados.

Para la mala suerte del presidente balear, su prestamista había grabado en un iPhone algunas conversaciones comprometedoras , así que a Bauzá no le quedó más remedio que buscarse unos buenos abogados que negociaran zanjar el turbio asunto de la manera más urgente posible.

Pérdidas de 330.000 euros
Los balances oficiales de la vinoteca Divino, cuyo accionariado Bauzá compartía con el empresario José Antonio Guitart, dan cuenta de que la empresa acumula pérdidas de 330.000 euros hasta finales de 2010, un desequilibrio patrimonial que no ha sido corregido ni reclamado judicialmente por los acreedores.

Bauzá ocultó al Parlamento balear y al Govern sus negocios
Bauzá ocultó que era administrador de la vinoteca Divino y además de una farmacia y de su negocio de alquiler de locales comerciales (Bauser International 2001 SL)  al Parlamento balear y  al Govern, cuando tomó posesión de su cargo como presidente autonómico en 2011.

Bauzá mantuvo durante 11 meses la presidencia de Baleares con la administración de algunos de sus negocios, como la vinoteca. Aunque el presidente balear aseguró que dejó la administración de esta empresa el 9 de julio de 2011, la realidad es que no lo elevó a público ante notario hasta el 28 de abril de 2012, y no se formalizó hasta unos días después ante el Registro Mercantil.

En el caso de Bauser SL, ocurrió algo similar. El presidente se mantuvo en el cargo hasta que el 30 de abril de 2012 puso a su mujer en su lugar. En el periodo comprendido entre estos once meses, Bauzá firmó documentos de ambas sociedades en su calidad de administrador, mientras presidía el Gobierno balear.