Minas de Alquife. Foto web empresa



Minas de Alquife S.L.U., que explotará el yacimiento minero de Alquife (Granada) una vez que la Junta ha culminado la fase de trasmisión de los derechos a favor de esta empresa, ha defendido hoy la viabilidad del proyecto, después de que sus antiguos propietarios amenazaran con emprender acciones legales.

Propietarios de los terrenos
En un comunicado, la empresa mantiene que "ni Minas de Alquife S.L.U., ni su socia única Minas de Alquife Holding B.V. tienen ningún tipo de relación contractual con la sociedad de gananciales formada por el matrimonio de Sánchez Ferre-Redondo Segura".Minas de Alquife, agregan, tiene la posesión de los terrenos de estas minas del Marquesado del Zenete en virtud de acuerdos suscritos con las sociedades propietarias de los mismos.

Evitar el recurso a la expropiación
Aseguran igualmente que pueden desarrollar el proyecto minero "con independencia de la titularidad de los terrenos", pues la ley de Minas (artículo 105.1) "permite la ocupación temporal y la expropiación de aquellos terrenos que pudieran ser necesarios" para el desarrollo del mismo, precisan.A pesar de ello Minas de Alquife S.L.U. "ha optado siempre por el acuerdo con los propietarios, evitando así el recurso a la expropiación".



Mil empleos
Estas declaraciones se producen después de que la administración concursal de Manuel Sánchez Ferre y Carmen Redondo Segura mostraran ayer su "profunda preocupación" por la concesión a la mercantil Minas de Alquife de los derechos mineros para explotar las Minas del Marquesado, y advirtiera de que, de ser cierto, emprenderán acciones legales. El consejero de Empleo, Empresa y Comercio, José Sánchez Maldonado, anunció ayer que la Junta ha culminado la fase de trasmisión de los derechos mineros del yacimiento de Alquife, una explotación de metal que prevé retomar su actividad a finales de 2016 tras veinte años desde su clausura. El consejero indicó que según los cálculos de la propia empresa, se prevé que la reapertura de la mina, prevista para finales de 2016, suponga la creación de 350 puestos de trabajo y otros 700 empleos indirectos, gracias a una inversión estimada de 250 millones de euros en la comarca.