Los cinco hijos de José María Pemán han presentado conjuntamente una demanda de conciliación, previa a la formulación de querella criminal por un presunto delito de calumnias, contra la concejala de IU del Ayuntamiento de Jerez de la Frontera (Cádiz), Ana Fernández, por llamar “fascista, misógino y asesino” a Pemán durante el transcurso de un Pleno. Según la demanda presentada en el Juzgado de Instrucción a la que ha tenido acceso Europa Press, durante el debate producido el pasado 30 de julio en el Ayuntamiento jerezano en el que se debatía una moción presentada para retirar el busto de José María Pemán del Teatro Villamarta, la edil de IU “afirmó sin ambages que José María Pemán y Pemartín era un fascista, un misógeno y un asesino”. Aunque nadie, tampoco la demanda, pone en duda cuáles fueron las ideas políticas del escritor franquista, no hay constancia histórica ni documental alguna que atribuya al autor de los versos del Cara al Sol y de la olvidada letra del himno nacional algún tipo de crimen que autorice a calificarlo de asesino. En la exposición de los hechos planteadas en la demanda presentada a través del Bufete Cosano, afirman que los hijos y descendientes de José María Pemán “no deben ni pueden resignarse a la calumnia, la afrenta, al denuesto y a la palabra torcida de quien solo busca notoriedad a costa de la memoria de quien ya no puede defenderse”. Así, recuerda que la calificación de “asesino” puede ser castigada por el artículo 205 del Código Penal, ya que especifica que “constituye calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio a la verdad”. Además, añade la demanda que “llamar ahora, casi 35 años después de su muerte, asesino a José María Pemán, no solo es falso, calumnioso, infame y ofensivo, sino además sobre todo innecesario y estéril en un debate político civilizado”. Por ello, en la demanda de conciliación previa a una posible querella criminal, los hijos de Pemán piden a la edil de IU que reconozca que la consideración de “asesino” es “calumniosa”, que esa “imputación es absolutamente falsa”, así como que se retracte “dejando constancia pública de que José María Pemán no fue un asesino”. Si la edil de IU se retracta, tal y como solicitan en la demanda de conciliación, los hijos de Pemán darán por “reparado el honor” de su padre y renunciarían a proseguir con la acción penal, por el contrario, la demanda seguiría su curso con una querella criminal.