La reunión de la presidenta de la Junta en funciones Susana Díaz y la líder de Podemos Teresa Rodríguez no solo ha acabado sin acuerdo, sino que parece haber ensanchado el abismo que ha venido separando a ambas dirigentes, cuya desconfianza mutua ha marcado las difíciles relaciones entre ambas desde que mantuvieran su primer encuentro unos días después de las elecciones autonómicas. En su comparecencia ante los medios al término de la reunión, Rodríguez ha dicho, bastante enfadada, que por fin el PSOE “nos ha dicho la verdad”, que no es otra sino que “al Partido Socialista no le gustan nuestras medidas”. Tras el encuentro con Rodríguez, cuya duración de casi una hora y media parecía augurar alguna clase de entendimiento, la presidenta andaluza comenzaba su reunión con el líder de Ciudadanos, Juan Marín, con quien el grado de entendimiento es mucho mayor. De hecho, el PSOE confía en cerrar con Ciudadanos un acuerdo que desbloquee esta misma semana la investidura de Susana Díaz. SENTIDO COMÚN La secretaria general de Podemos ha anunciado, pues, que su formación mantiene el 'no' a la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta tras haber constatado un "rechazo de plano" de la candidata socialista a sus propuestas. La dirigente de Podemos ha lamentado que el PSOE-A haya acusado a su formación de hacer propuestas "especialmente duras" y de que lo que pide aquí en materias como la lucha contra los desahucios no lo demanda en otros territorios. Rodríguez ha defendido que su partido ha planteado tres "medidas sencillas", positivas, buenas y de "sentido común" y que incluso han llegado a "rebajar" la petición de dimisiones de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán a una "simple jubilación". "Hoy he tenido que escuchar que nuestras posiciones son dogmáticas", ha indicado Rodríguez, quien ha admitido que ha salido "estupefacta" de la reunión. Ha recalcado que si de aquí al próximo pleno de votación de investidura "no hay ninguna forma de hablar", Podemos votará de nuevo que 'no' a la investidura de Díaz. La falta de entendimiento para la investidura de Díaz contrasta con el acercamiento entre PSOE y Podemos en ciudades como Sevilla, Córdoba o Huelva, donde ambas formaciones podrían alcanzar pactos que desalojarían del gobierno municipal a los actuales alcaldes del Partido Popular. SE ACABÓ Por su parte, el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, ha criticado la "intransigencia e incoherencia" de Podemos después de que la candidata a la Presidencia de la Junta, la socialista Susana Díaz, haya trasladado a la secretaria general de la formación morada, Teresa Rodríguez, nuevas medidas en materia antidesahucios. Además, ha asegurado que ante esa actitud, el PSOE-A "da por terminadas" las negociaciones sobre la investidura con este partido. Jiménez Barrios ha asegurado que a Podemos "no le interesa un acuerdo en Andalucía", cuando el PSOE-A ha mantenido una disposición "de diálogo sincero" que se demuestra en la propuesta de nuevas medidas para paliar los desahucios en la comunidad, una propuesta que está relacionada con la condición de Podemos de que la Junta rompa relaciones con los bancos que desahucian. Ha lamentado que 80 días después de las elecciones "se ha constatado la intransigencia de Podemos" cuando "no se ha movido desde el primer día de su posición" mientras que el PSOE-A les ha trasladado "acuerdos, acuerdos y acuerdos" y han recibido "no, no y no". Entre las medidas que Díaz ha planteado a la portavoz parlamentaria de Podemos contemplan iniciar una ronda con los representantes de los bancos para establecer un tribunal de arbitraje o la aprobación de un decreto para ejercer derecho de retracto.