La secretaria general del PSOE de Cádiz, Irene García, ha sido investida hoy presidenta de la Diputación Provincial de Cádiz con el apoyo de la diputada del PA, Maribel Peinado, y del diputado de Por Cádiz sí se Puede y alcalde de la capital gaditana, José María González Santos, "Kichi".

División de voto
Aunque González Santos no ha querido hacer público el sentido de su voto, fuentes socialistas han apuntado que ha apoyado la investidura de Garcia, un hecho que corrobora también el que la diputada de Ganemos Jerez, Ángeles González, haya informado de que ella se ha abstenido en la votación. No obstante el apoyo del diputado provincial de Por Cádiz sí se Puede no era determinante para la investidura de Irene García, que ha firmado un acuerdo de gobierno con la única diputada del PA, con cuyo apoyo el PSOE alcanza la mayoría absoluta en la institución provincial.

Primera presidenta Diputación
Irene García, que releva en la presidencia de la Diputación al popular José Loaiza y se convierte en la primera mujer en ocupar este cargo, ha subrayado en su discurso que, además de "eliminar cualquier atisbo de desigualdad, su principal reto será trabajar por los 245.700 gaditanos que "continúan vivienda la angustia del desempleo". Una cifra que supone un 42 por ciento de la población de la provincia y que le llevará a comprometerse con "la necesidad imperiosa de revertir un evidente fracaso" de las políticas que han hecho que se hayan sumado esta cifra 62.000 personas en los últimos cuatro años.

Su antecesor en el cargo, José Loaiza, le ha pedido que "no ceda a experimentos" porque "lo nuevo no es necesariamente bueno o mejor", en referencia a las dos nuevas formaciones que cuentan con representación en la institución provincial, Ganemos Jerez y Por Cádiz sí se Puede.

Nuevos tiempos
El líder de esta formación y alcalde de Cádiz ha destacado en su discurso que es "tiempo de una nueva política" y de un "nuevo entendimiento" para "luchar por una sociedad más justa"

Gente normal
"Somos gente normal que ha llegado a las instituciones, pero no nos pidan que nos institucionalicemos si eso significa que nos deshumanicemos", ha dicho tras subrayar que el sitio de los políticos esta también en la calle y defender que él no se resignará "a encerrarme en un despacho" porque "no estaremos dispuestos a ver el sufrimiento de los gaditanos por la tele".