Determinadas informaciones publicadas ayer adelantaban que el ex presidente de la Junta de Andalucía había decidido dejar su escaño en el Senado. Un hecho que poseería una gran trascendencia política pues serviría para dar respuesta, aunque solo parcialmente, a los grupos que en en el Parlamento andaluz piden la dimisión de los dos expresidentes de la Junta investigados por el "caso ERE", como condición "sine qua non" para posibilitar que la sesión de investidura permita formar gobierno a Susana Díaz.

Sin fecha para renovación en el Senado
José Antonio Griñán es actualmente senador autonómico por Andalucía y en breve la Cámara regional deberá elegir sus nuevos representantes en la Cámara Baja aunque por el momento no hay fecha para el pleno que los designaría. Ese pleno conllevará que el ex presidente del Gobierno andaluz podría ser renovado en el cargo o bien podría ser sustituido por otro socialista.

Inmersos en la investidura, "otro tema, ahora, no nos ocupa"
Desde el PSOE-A informan a este periódico que en estos momentos, la dirección regional se halla inmersa en las negociaciones para desbloquear la situación actual en la que se buscan apoyos para que pueda formarse el nuevo Gobierno andaluz. "Otro tema, ahora, no nos ocupa", dicen a ELPLURAL.COM. Las mismas fuentes aseguran que no hay ninguna decisión sobre los cuatro senadores autonómicos que hay que designar y niegan "tajantemente" que las relaciones entre Susana Díaz y José Antonio Griñán se hayan deteriorado. "Llegado el momento decidiremos", afirman.

Portavoz de la Junta: No lo conoce ni es su ámbito
La versión institucional, la de la Junta de Andalucía, tampoco esclarece nítidamente este asunto. El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, ha señalado que desde el Gobierno andaluz no tiene "conocimiento directo sobre esa supuesta decisión de Griñán de abandonar la política activa. Vázquez ha subrayado que el Ejecutivo andaluz no entra ni sale en esa hipotética decisión ya que no es su ámbito, en todo caso se trata de una "decisión personal" y también en el "ámbito del partido".

Oscar López: Sin información del asunto
En la misma línea también se ha manifestado la Ejecutiva Federal. Óscar López, anterior secretario de Organización federal del PSOE y actualmente secretario general del Grupo Socialista en el Senado, ha declarado que no poseen información alguna "ninguna información" en el sentido de que si Griñán ha decidido entregar su acta de senador.

Decisión del Parlamento andaluz
Griñán es senador autonómico por la comunidad andaluza y elegido por el Parlamento regional. Podría mantener el acta y el escaño si así lo desean tanto él mismo y su partido o bien podría ser relevado por otra persona designada por su grupo parlamentario a instancias de la dirección del PSOE-A.

La situación de Chaves es distinta
El caso de otro expresidente investigado también por el "caso ERE", Manuel Chaves, es muy distinto pues es diputado del Congreso y su cargo finiquita al concluir la legislatura, a finales de este año o incluso comienzos de 2016. Tanto Ciudadanos como Podemos ponen como condición innegociable para facilitar la sesión de investidura a Susana Díaz que ambos ex presidente dimitan de sus cargos. Por tanto si Griñán dejase su acta el "problema" solo estaría resuelto a medias.

Desafuero e instrucción para Alaya
En la hipótesis de que José Antonio Griñán dejara su acta de senador por designación autonómica, las consecuencias primeras serían que dejaría de estar aforado y su caso pasaría a ser competencia de la juez Mercedes alaya en Sevilal. Un escenario que, indudablemente, no es bien visto ni por los encausados ni por el propio partido que difieren de las tesis que defiende la magistrada. Tanto Chaves, en la misma situación si dejara el Congreso, como Griñán y el propio PSOE,  encuentran que la instrucción de Alaya parte de un supuesto político" erróneo y perjudicial a la defensa de su inocencia. De ahí las comparecencias voluntarias en el Supremo al estimar que su resolución puede ser más "profesional" y dejarse las acusaciones archivadas.