La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha inaugurado este miércoles en Écija (Sevilla) el encauzamiento del arroyo Argamasilla, una obra "de primer nivel" que ha contado con una inversión de 34 millones de euros y que va a dar "seguridad y tranquilidad" a los 40.000 vecinos de la localidad, al protegerla de futuras riadas. La obra, de gran magnitud y complejidad geotécnica, ha contado con una inversión de 34 millones de euros, cofinanciados a través de fondos Feder de la Unión Europea, y ha generado un total de 150 empleos directos y 65 indirectos. El túnel, por el que cabe el equivalente al doble del cauce del río Guadalquivir cuando está en condiciones normales, tal y como ha descrito la presidenta de la Junta, ha requerido de una obra compleja que el Gobierno andaluz ha acometido porque era su "responsabilidad y obligación". Tras esta apuesta de la Junta, Susana Díaz --que ha estado acompañada por el alcalde de Écija, David García Ostos, y el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, entre otros-- ha reclamado al Gobierno central que acometa "de manera inmediata" la inversión en la presa de San Calixto, que vendrá a completar las infraestructuras necesarias para evitar las riadas. Durante su intervención, la presidenta de la Junta ha avanzado también que el Hospital de Alta Resolución de Écija se pondrá en marcha antes del 31 de marzo tras una inversión de 18 millones de euros. Díaz ha precisado que faltan por completar algunos trámites administrativos y de equipamiento para culminar un equipamiento que dará servicio, además de a Écija, a los vecinos de Cañada Rosal, Fuentes de Andalucía y La Luisiana. "La sanidad pública es una de las prioridades y del orgullo del Gobierno de la Junta y hay que seguir invirtiendo, por una parte recuperando derechos y por otra adecuando nuestros equipamientos e infraestructuras", ha dicho Díaz, que ha recordado que este centro hospitalario era un "compromiso" del Gobierno andaluz y una "reivindicación histórica" del municipio. DETALLES DE LA OBRA DE ENCAUZAMIENTO Las inundaciones en Écija se vinculan al curso principal del río Genil, y se producen durante períodos de precipitaciones muy abundantes, en las que pesan tanto la intensidad como el carácter generalizado y persistente de las mismas. Además, la zona de la ciudad más antigua se halla afectada por siete arroyos que desembocan todos ellos en el Genil. Por tanto, estas actuaciones permitirán solventar la falta de capacidad del cauce para desaguar las avenidas cuando se produzcan. En concreto, estas obras han consistido en la construcción de un colector de encauzamiento por el lado oeste de la ciudad como continuación del cauce del arroyo Argamasilla. Esta gran tubería discurre a lo largo de 3,2 kilómetros, de los que 1,3 kilómetros corresponden a un tramo de túnel soterrado de importantes dimensiones (7,5 metros de ancho y casi 6,5 metros de alto). Esta conducción recibirá los caudales de cinco arroyos próximos (Físico, Barrero, Cabrera San Cristóbal y Cementerio) y también servirá de aliviadero del excedente de aguas pluviales del sistema de colectores unitarios de la ciudad. El objetivo final de este nuevo encauzamiento es la incorporación de estos caudales al cauce del río Genil aguas abajo del núcleo urbano, a la altura del denominado Puente del Hierro. La capacidad de desagüe es de 278,6 metros cúbicos de agua por segundo, cifra que, según los estudios hidrológicos, se correspondería con la máxima avenida posible que pueda producirse en la ciudad en un período de 500 años. El conjunto de los trabajos se han realizado en varias fases (desde el inicio de obras en diciembre de 2009 hasta la actualidad) debido a que éstas han sido unas de las de mayor envergadura y dificultad ejecutadas por la Administración andaluza en los últimos años. La naturaleza inestable de los terrenos de la zona hizo necesario que se realizase un amplio estudio geotécnico por parte del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas del Ministerio de Fomento (Cedex). Todos estos factores, a los que hay que sumar los fenómenos climatológicos acontecidos durante el proceso (lluvias e inundaciones de 2010), han determinado su prolongación en el tiempo, la modificación del proyecto original en dos ocasiones, así como dos suspensiones temporales. Una vez finalizada, esta actuación garantiza la seguridad de las personas (40.000 habitantes), infraestructuras y bienes de la población, frente a avenidas extraordinarias, atenuando en un alto porcentaje los riesgos. La cooperación entre administraciones ha sido ejemplar, destacando la colaboración y diligencia del Ayuntamiento. Cabe recordar que la Junta, ante las inundaciones que sufrió el municipio sevillano en diciembre de 2010, que supusieron una paralización de los trabajos, realizó en ese momento labores de emergencia centradas en la limpieza del viejo cauce soterrado del Argamasilla, con un presupuesto de 3,5 millones de euros. También se llevó a cabo la construcción de dos diques de contención provisionales para regular la entrada en la ciudad de los cauces del Argamasilla y Físico, así como la colocación de una compuerta de regulación en la embocadura del anterior colector Argamasilla, a su entrada al núcleo urbano.