Las heridas del vecino supuestamente agredido por el alcalde son claras y manifiestas. Foto cedidas por J.M. Rumbado



Nadie en Benaoján se imaginaba que si el alcalde, Francisco Gómez, que hasta hace poco mas de una semana ostentaba el poder, lo perdía, como así ha sido, ello conllevaría problemas y conflictos mas allá de los propios que un desalojo habitual de la alcaldía implican.

ELPLURAL denunció prácticas autoritarias
Este medio ha informado en distintas ocasiones cómo el hasta hace pocos días alcalde del municipio malagueño de Benaoján en la Serranía de Ronda, independiente en minoría pero apoyado por PP e IU, se ignoraba las advertencias de la concejala socialista Soraya García, entonces en la oposición y ahora alcaldesa tras ganar por mayoría absoluta las pasadas elecciones municipales, de que no fumara en los plenos ni en comisiones y que en definitiva cumpliera la legalidad que prohíbe fumar en centros públicos. Día tras día y a pesar de ser sancionado, Gómez, el alcalde “fumata“, convertía en un enfrentamiento verbal, con mofas, onomatopéyicos ladridos y peinetas incluidas, las protestas de la edil socialista.

De los malos humos a la violencia
Pero la situación ha cruzado ya el límite de lo permisivo y se ha pasado de la burla al enfrentamiento a la agresión y a la violencia. Un vecino de Benaoján, José María Rembado, de 68 años y responsable de un hotel rural de la localidad también parece que estaba en la diana de este ex alcalde que ni sabe perder ni entiende de civismo. Rumbado ha denunciado en el cuartel de la Guardia Civil de Ronda, un acto violento sufrido por él  y en el que el protagonista principal ha sido el ex alcalde Francisco Gómez.

Distintas heridas en el rostro y cuerpo
Rembado ha informado a ELPLURAL.COM la agresión que ha sufrido por parte del exalcalde. Asimismo ha implicado en ese incidente que desembocó en una brutal paliza al hijo de Gómez y a un cuñado. Las consecuencia de este vandálico hecho se evidencian de manera meridiana en el rostro de Rumbado como muestran las fotos cedidas por el propio agredido. Un ojo con un fuerte impacto, hinchado y amoratado, “chichones“ en la cabeza y más lesiones en el cuerpo. Y es que el relato de los hechos que nos indica Rumbado no es para menos.

Persecución en coche
Nos cuenta el propietario del hotel que antes de la agresión sospechó que fue perseguido por un coche de color rojo cuando el se dirigía a un pueblo cercano, Montejaque. Los presuntos perseguidores le intentaron amedrentar haciendo sonar el claxon. "En un momento determinado el coche desapareció", nos dice José María, que no duda en señalar al exalcalde como uno de los perseguidores. Los hechos tuvieron lugar el pasado martes, 16 de junio.

Brutal paliza por tres personas
Pero lo más grave estaba por venir. Cuando el empresario realizó sus gestiones y volvió a su localidad, al pasar por la céntrica Plaza de la Constitución de Benaoján, vio, incrédulo y sorprendido, cómo sin aviso alguno el exalcalde se le acercó y sin más la emprendió a golpes con él. Al instante llegaron dos personas más, el hijo de Gómez y su cuñado que se sumaron a la paliza con Rembado caído en el suelo. “Vinieron a por mí como verdaderos animales, y comenzaron a golpearme. Me tiraron al suelo y me patearon. Quedé destrozado”.



El médico no refleja fielmente las heridas en el parte
El empresario se queja de que tras la “brutal paliza” que le propinaron, acudió al ambulatorio para curar sus heridas. El médico que le atendió, amigo del exalcalde, no reflejó en el parte las heridas en el ojo, las más ostensibles. Hoy ha vuelto a ir por los dolores y tampoco se ha reflejado, algo que piensa denunciar. Cree Rembado que Gómez “tras las elecciones que perdió, no ha asumido la derrota. Me habían amenazado muchas veces, y este martes fue el día”, asegura.

Pruebas de la Guardia Civil
Según José María Rembado, “la Guardia Civil no sólo tomó fotografías de mi cara, sino que también estudió si tenía erosionadas las manos, para comprobar si yo participé en la pelea, y vio cómo las tenía inmaculadas, sobre todo porque no me dejaron pegar, me pillaron por sorpresa”.

Amenazas a futuro de que lo "desollarán como a un venado"
Lejos de amilanarse, el hijo del ex alcalde supuestamente amenazó a la la víctima con que lo iba a "desollar como a un venado" si denunciaba los hechos. Rembado fue una persona muy crítica con la gestión municipal de este mandato pasado. Censuró las arbitrariedades que cometía el alcalde llegando a denunciarlo en ocasiones con motivo del corte de un pinsapo protegido, actuaciones en la Cueva del Gato y otras acciones que consideraba irregulares. Llegó a interponer una denuncia por amenazas que llevó a Gómez al juzgados. Rembado asistía a los plenos para denunciar esta prácticas. Hoy, preocupado pero dispuesto a denunciar ante la justicia y los medios, nos confiesa que "teme por su vida" y ha exigido que se dicte una orden de alejamiento.

Más vecinos en la diana y trama de amistades
Esta actitud crítica también la protagonizado varios vecinos más a lo que supuestamente el alcalde tiene en el centro de su ira poselectoral. Personas del entorno de Gómez e incluso Rumbado advierten fatídicamente “si alguien no lo remedia“ podrían ocurrir nuevos incidentes en el futuro. El agredido denuncia que después de años de gobierno local de Gómez, se ha creado una trama de amigos. Como ejemplo pone que su hijo Aurelio, supuestamente también participante en la agresión, es el actual juez de paz en el pueblo, algo que ya denunció en su día.