La Junta de Andalucía ha vuelto a desenterrar hoy el hacha de guerra contra el Ayuntamiento de Sevilla culpándolo de no haberle comunicado que la empresa Magrudis, responsable del brote de listeriosis, comercializó productos contaminados –en concreto chorizos y morcillas– a través de una cadena de supermercados sin informar de ello a las autoridades sanitarias.

El Ayuntamiento hispalense, gobernado por el PSOE, lo niega rotundamente: las acusaciones de la Junta "faltan a la verdad y son contrarias al clima de trabajo conjunto, coordinación y transparencia establecido entre los equipos técnicos del Ayuntamiento de Sevilla y la Junta desde que se trasladaron al Laboratorio municipal las primeras muestras de carne mechada de la empresa Magrudis para que se analizara la existencia de la bacteria".

La acusación autonómica

Según el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, el Ayuntamiento hispalense no informó a la Junta, lo cual es "grave", de que tales productos estaban en circulación, “aunque hace ya días que están retirados del mercado”.

Al comienzo de la crisis sanitaria, el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos ya culpó al Ayuntamiento de haber retrasado la activación de la alerta alimentaria porque sus técnicos confundieron las muestras de carne enviadas por la Junta al Laboratorio Municipal. El gobierno local negó tal error, que atribuyó a un etiquetado incorrecto por parte autonómica. 

Fue ayer cuando la Junta amplió la alerta sanitaria a los chorizos de Magrudis, denunciada a su vez ante la Fiscalía por la Junta y el Ayuntamiento. Preguntado por las razones de esa demora en activar la alerta, el consejero responsabilizó al Ayuntamiento y cuestionó que determinados gobiernos locales –en Andalucía, concretamente los de Sevilla, Málaga y Granada– tengan unas competencias en salud alimentaria que, en su opinión, nunca deberían haber salido del ámbito autonómico.

Aun así, el consejero Bendodo insistió en que no ha habido ninguna persona infectada que hubiera ingeridos alguno de los productos de Margudis después del 16 de agosto.

El relato municipal

El Ayuntamiento de Sevilla replicaba con un comunicado en el que lamentaban la "absoluta falta de lealtad y responsabilidad institucional" del Gobierno andaluz. Así relata lo sucedido el Consistorio de la capital:

El día 20 de agosto, la Delegación Territorial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía remite oficialmente al Servicio de Consumo del Ayuntamiento de Sevilla un oficio firmado por el director general de Salud y Ordenación Farmacéutica de la Junta informándole de que es necesario ampliar la prohibición de fabricación, comercialización y venta de una relación de productos de Magrudis. Dicha relación incluye pringá estilo casero, zurrapa de lomo, manteca colorá, zurrapa de lomo blanco, crema de carne mechada, lomo al pimentón, lomo al jerez, chicharrón andaluz, carne mechada, chorizo casero y chorizo ibérico.

En esta notificación, la Consejería de Salud traslada al Consistorio que debe solicitar de forma urgente a la empresa la relación de los productos y su distribución al menos desde el 1 de mayo de 2019.

El mismo 20 de agosto se recaba una primera lista de distribución por parte de la empresa en la que no aparecen ni la zurrapa de lomo, ni el lomo al pimentón, ni el chorizo. Ese mismo día los inspectores municipales toman muestras en la sede de Magrudis para su análisis en el laboratorio municipal de los diferentes productos, de los que se da traslado a la Junta de Andalucía. Se trata, en concreto de lomo al pimentón, lomo al jerez, chicharrón andaluz, manteca colorá, zurrapa de lomo blanca ibérica, pringá estilo casero, zurrapa de hígado y crema de carne mechá.

La empresa Magrudis, el día 21, aporta una nueva lista de distribución que incluye el lomo casero al jerez, el lomo casero al pimentón, el lomo pimiento entero y el chicharrón andaluz. En conversaciones con los inspectores, el empresario niega que haya distribución de chorizo, recalca el Ayuntamiento. Ese mismo día, la Junta decreta una nueva alerta sanitaria parcial (la segunda) que incluye al chicharrón andaluz, lomo al jerez, lomo al pimentón y lomo casero al pimentón.

El día 22 de agosto la empresa facilita al área de Consumo una nueva lista de distribución de productos: crema de carne mechada, manteca colorá, zurrapa de hígado, pringá de estilo casero, zurrapa de lomo roja y zurrapa de lomo blanca. La Junta acuerda emitir una nueva declaración de alerta sanitaria parcial el día 23 de agosto que incluye crema de carne mechada, manteca colorá, pringá, zurrapa de hígado y zurrapa de lomo.

El día 21 se había acordado la creación de un equipo conjunto de inspección del Ayuntamiento de Sevilla y de la Junta con el objetivo de abordar de forma conjunta los trabajos de investigación, así como la detección de los productos de la empresa Magrudis que han podido ser distribuidos. En el marco de ese trabajo, que arranca el día 22, se recaban durante los siguientes días actas de retirada e inmovilización de productos de distintos establecimientos de la ciudad.

El día 28, afirma el Ayuntamiento, en el marco del análisis de la documentación recabada por los inspectores durante los últimos días, se detecta que se han retirado de establecimientos unidades de chorizo de marca Magrudis que contradicen la primera información aportada por la empresa en el sentido de que ya ni fabricaba ni comercializaba estos productos, información que se compartió ese mismo día con los responsables técnicos de la Junta.

Al mismo tiempo, se constata que hay otros productos a los que no se había hecho referencia en ningún momento por parte del empresario como un tipo de morcilla y se detecta la existencia de listas de distribución de productos que habían sido ocultadas al Ayuntamiento, según este.

Por este motivo, se inicia un trabajo con los servicios jurídicos para denunciar los hechos ante la Fiscalía. La Junta, en el marco de sus competencias, emite el día 28 de agosto una nueva alerta sanitaria ya completa que hace extensible la declaración a todos los productos de la marca La Mechá ya que han sido identificados otros productos no notificados anteriormente, en particular chorizo picante, chorizo dulce y morcilla. Esta alerta se publica el día 29 de agosto.

Los últimos datos

Salud y Familias ha actualizado la información de afectados. Se ha detectado un nuevo caso en el día de ayer en la provincia de Sevilla, por tanto son 197 los casos confirmados desde el inicio de la alerta, decretada el pasado 15 de agosto. 

El número de personas hospitalizadas, ayer miércoles por la noche, era de 67 cuando el día anterior se elevaba a 77, lo que supone una reducción del 13% en las últimas 24 horas.

De los pacientes ingresados en los hospitales públicos a día de ayer, 24 son mujeres embarazadas (28 el día anterior) que están en tratamiento antibiótico y tres pacientes permanecían ingresados en UCI (cuatro el día anterior).