Un juzgado ha condenado al Ayuntamiento de Sevilla a pagar 35,1 millones de euros a la constructora Sacyr por el edificio Metropol Parasol, más conocido como las Setas, por incumplimiento de contrato.

Tendrá que hacerse cargo del edificio
La sentencia del juzgado contencioso administrativo 5 de Sevilla obliga al Ayuntamiento a hacerse cargo del edificio, inaugurado hace cuatro años en el centro de Sevilla y que incluye una plaza de abastos, locales de restauración, una galería superior visitable por el público y restos arqueológicos en el sótano.



Recurso del Ayuntamiento
El Ayuntamiento recurrirá la sentencia porque no se ha producido una causa de resolución del contrato con la empresa, sino que afirma que se trata de un "reequilibrio económico de la concesión ante las modificaciones introducidas por la Administración". Las Setas fueron construidas en el anterior mandato, cuando gobernaban el PSOE e IU en coalición, en la céntrica plaza de la Encarnación según un proyecto del alemán Jürgen Mayer, y el coste final se cifró en 102 millones de euros mientras que el presupuesto inicial era de 54 millones.

Incumplimientos del ayuntamiento
La pretensión de Sacyr de resolución del contrato de concesión del Metropol Parasol se basaba en varios incumplimientos por parte del Ayuntamiento de Sevilla, donde ahora gobierna el PP. El primero de ellos, el incumplimiento de la obligación esencial de entrega del edificio en la plaza de Encarnación 24, lo que imposibilitaba la explotación.

Explotación del mirador y del mercado
También alegaba la falta de explotación del mirador conforme a lo acordado en el contrato, por la orden de la Administración relativa al decreto de alcaldía de 13 de mayo del 2011 de facilitar el acceso gratuito de los sevillanos al mirador y no acordar ninguna compensación. Además, la empresa se quejó de la falta de explotación del mercado conforme a lo acordado en el contrato por las actuaciones de la Administración, que impusieron una repercusión de costes menor a lo pactado.

Sacyr criticó la falta de explotación del mercado, según lo acordado en el contrato, por los mayores gastos de reposición como consecuencia de las modificaciones acordadas por la Administración, y los retrasos de diez meses en el pago de certificación de obra por importe superior a 11 millones.

En este sentido, el Ayuntamiento asegura que "la realidad es que esa certificación, que hubo de ser rectificada, se presentó corregida en agosto del 2011 y fue pagada en febrero del 2012".

Más incumplimientos
El último incumplimiento hacía referencia a la "voluntad rebelde contraria a la resolución de los problemas generados por la actuación de la propia Administración y tendente a prolongar y perpetuar la situación por ausencia de resolución de reclamaciones formuladas, pronunciamientos formales sobre las facturas y demás hechos alegados".

Indemnizaciones
Por todo ello, la empresa solicitó una indemnización de daños por 35.178.876,17 euros, de los que 20 millones se atribuyen al lucro cesante de la compañía. Otros 256.990,94 euros se refieren a la gratuidad del acceso de los sevillanos al mirador hasta el 31 de enero del 2012; 461.762,93 euros por el retraso de alquileres no cobrados desde el inicio de la explotación (mayo del 2011) hasta el 31 de enero del 2012; y 93.125 euros por menores gastos repercutidos a los placeros.

Por intereses de demora por pago de una certificación, la empresa solicitaba 597.823,87 euros; y por una inversión no amortizada hasta el 31 de enero de 2012, Sacyr pidió 13.742.695,44 de euros.

Retraso
El Ayuntamiento afirma que, respecto al edificio de plaza de la Encarnación, 24, "no ha existido un incumplimiento esencial de la entrega, sino solo un retraso", ya que fue entregado a principios de enero del 2014, "lo que supuso un gran esfuerzo para el Ayuntamiento, que tuvo que trasladar su Delegación de Hacienda". En este sentido, el Ayuntamiento afirma que "ese expediente de reequilibrio se está tramitando y ya estaban muy próximas las posiciones de las partes para alcanzar una transacción".