Arenas engañó al PP andaluz y a Cospedal para dar la alcaldía de Marbella a su amiga Muñoz

La número dos del PP nacional y rival interna se enteró por la prensa de la moción de censura

0
Sáb, 19 Ago 2017

Javier Arenas y su esposa compraron hace 19 años un dúplex en una urbanización cercana a Marbella en condiciones muy ventajosas. El entonces ministro de Trabajo y su mujer pagaron solo 25 millones de pesetas. El precio de mercado en esa zona concreta era muy superior al conseguido por Arenas. Se trata de un dúplex con una superficie construida de 179 metros cuadrados en la mejor y exclusiva zona de La Quinta Golf. Viviendas de esa urbanización se vendieron entonces por unos 80 millones de pesetas. Y es que Arenas siempre ha sido un buen negociador en Marbella como ha demostrado ahora al impulsar y gestionar él la moción de censura que llevará a su amiga Angeles Muñoz a la alcaldía de esta gran localidad.

Arenas y su fuerte vinculación a Marbella
Es por tanto una persona con arraigo en Marbella, conoce la ciudad y tiene contactos políticos a nivel local. Allí Arenas acude en ocasiones, en días sueltos de vacaciones o cada vez que la ocasión política lo requiere. Era un habitual del padel en las canchas de lujo de Puente Romano jugando con otro amigo, Luis Bárcenas y otros imputados en los casos de corrupción del PP nacional como el ex de Ana Mato, Jesús Sepúlveda o Gerardo Galeote -en un futuro puede que las parejas se llamen Piña u Osorio-. También goza de la amistad de la anterior alcaldesa y ahora portavoz adjunta del Grupo parlamentario del PP en el Senado, Ángelez Muñoz. La férrea amistad mantenida y continuada en el tiempo, le viene desde hace mucho tiempo.

Ángeles Muñoz es cordobesa en cuya universidad se licenció en Medicina. En 1983 aprueba la oposición de MIR en la especialidad de méedico de familia en el Hospital Carlos de Haya. En 1986 es médico, también de familia, en San Pedro Alcántara -Marbella. En ese centro de salud ejerció hasta 1995 cuando pidió excedencia para iniciar su carrera política como primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Benahavís, localidad "lindante" con Marbella y donde reside en una lujosa mansión. Un año más tarde es elegida diputada por el PP en el Parlamento de Andalucía. Allí solo estuvo un año al ser "fichada" por el entonces Ministro de Trabajo, Javier Arenas, como directora general de Migraciones.

Muñoz junto a la ex alcaldesa de Jerez, García Pelayo; la ex líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, ahora miembro de la Mesa del Congreso; la cordobesa Beatriz Gavilán, ex presidenta nacional de Nuevas Generaciones y actual senadora, son las denominadas "protegidas" de Javier Arenas en el partido. Indudablemente el principal padrino político de Muñoz es el de Olvera.

La revancha-venganza de Ángeles Muñoz
Tras la dolorosa pérdida para los
populares y la propia Ángeles Muñoz de la alcaldía de Marbella, siempre, desde el primer día, en los planes de la cordobesa ha estado el propiciar una moción de censura que le permitiera volver a coger la vara de mando. Estos deseos han sido compartidos con Arenas desde un principio. De ahí se explica que éste no influyera para que ella fuese Secretaria de Estado en el Gobierno de Rajoy, tal y como se especuló, y la premiara con el puesto de portavoz adjunta en el Senado, lo que de paso le sirve para gozar de inmunidad paralamentaria en el caso hipotético de una imputación judicial.

La poderosa Mancomunidad de la Costa del Sol en juego
En el PP malagueño y por ende en el andaluz cuyo presidente Moreno Bonilla también es malagueño, no estaba claro la idoneidad de abordar una moción de censura en Marbella. Distintas son las razones. Un sector del Partido Popular apostaba por un nuevo candidato para 2019. En el provincial se teme la reacción virulenta de los partidos, PSOE e IU, que van a ser desalojados si prospera la moción de censura de PP y OSP que se debatirá el próximo 29 de agosto. Y sobre todo, y ahí está la clave, desde el regional y la propia dirección malagueña preferían mantener la tranquilidad y la establidad en la todopoderosa Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol. Este millonario e influyente ente comarcal tiene a su frente a Margarita del Cid, amiga desde siempre de los presidentes provincial y regional de los populares, Elías Bendodo y Juan Manuel Moreno Bonilla respectivamente. Además Del Cid es la apuesta para intentar en 2019 recuperar la alcaldía de Torremolinos y prefieren que no se queme desde un ente comarcal con alta tensión política y no de placidez como lo es ahora.

Una reciente sentencia judicial anula el sistema de votación por el cual fue elegida la presidenta de la Mancomunidad y, si se ejecutara, quitaría la presidencia al PP. Margarita del Cid dejaria de ser su máxima responsable y podría pasar a un miembro del PSOE. Según informaciones recabadas por ELPLURAL.COM se apunta a que tras esta sentencia las direcciones del Partido Popular de Málaga y Andalucía habrían acordado con el PSOE provincial "no acelerar" la ejecución de la sentencia a cambio de alejar definitivamente el fantasma de la moción de censura en Marbella.

Arenas días antes de la moción se puso las botas de negociador
Enterada de esta operación Ángeles Muñoz y viendo que la alcaldía en este mandato era un objetivo perdido, acudió a Javier Arenas. El secretario de Política Territorial del PP nacional se puso inmediatamente en marcha, movió sus influyentes hilos, participó directamente en reuniones con la OSP y consiguió, a espaldas del propio Moreno Bonilla y de la mismísima número dos del PP nacional, Dolores de Cospedal, crear el caldo de cultivo para que la moción de censura sea una realidad. Nadie duda de que Arenas se ha mojado en fraguar este golpe. Incluso Ángeles Muñoz lo reconoció ayer. Y si no ¿qué hacía Arenas en Marbella tres días antes de la moción?.

El "gran negociador" deslumbra a los dirigentes locales de OSP
Y es que Javier Arenas, que representa el lado más oscuro del Partido Popular y las prácticas más propias de la vieja escuela, sin embargo es el más hábil negociador del partido. Su capacidad de convicción es asombrosa y su poder omnímodo. Es un experimentado político en la generación de pactos y tiene una capacidad para armar operaciones inconmensurable. A todo ello se le une ser de la total confianza de Mariano Rajoy. Con este perfil habrá que imaginar lo que le puede durar en una mesa de negociación algunos dirigentes locales sin más experiencia que la propia de la ejercida en la ciudad. Si además tampoco son unos lumbreras y tienen la ambición personal como seña, el campo está abonado para sucumbir ante un alto dirigente como Arenas.


Arenas no deja tirado a sus fieles
Un factor humano también ha sido básico en el hecho  de que Arenas se calzara las "botas de la negociación", casi clandestinas, a espaldas de los dirigentes provinciales y regionales de su partido y de la propia Secretaria nacional. Se trata del hecho de que el ex ministro tiene fama de no dejar tirado a sus fieles y amigos en el partido. Arenas ha sido el único alto dirigente del PP que ha mantenido desde el principio que es amigo de Bárcenas. Defendió su inocencia al principio y fue el muñidor de una reunión con el ex tesorero del PP y la esposa de este para buscar una salida personal y económica a Bárcenas. Ahora, con otra amiga como es Ángeles Muñoz, no ha dudado en mover fichas, influencias, contactos e incluso promesas. 

Mociones de censura en Málaga: El verano trágico del PSOE

Para concluir hay que destacar que no ha sido el PP malagueño sino el mismísimo Javier Arenas llegado de Madrid quien ha dado la puntilla a un PSOE malagueño que, inmerso y distraido en distintos procesos de primarias desde hace meses, asiste perplejo a las consecutivas pérdidas de alcaldías muy relevantes en su "verano trágico" municipalista. Comenzó con la caída de Rincón de la Victoria en junio. Ahora en pleno agosto tumban la joya de la corona, Marbella. Además desde el PP presionan, "como nunca se ha visto", para que la siguiente perla a recuperar sea Nerja. Esta última está en el tejado de Ciudadanos a nivel nacional que valora determinadas informaciones en su poder y el deseo de no contaminarse de futuros e hipotéticos graves acontecimientos. También los naranjitos estudian las repercusiones que de esa moción de censura de Nerja podría derivarse para las dos localidades donde ellos ostentan la alcaldía con el apoyo del PSOE: Mijas y Alcaucín. La ira contra los intentos del PP también podría afectar a la alcaldía vecina de Torrox, donde este movimiento está uniendo a históricos enemigos locales de PSOE e IU contra el alcalde popular. Afortunadamente para los socialistas en Nerja quien veranea es un amortizado Alberto Ruiz Gallardón, si fuera Arenas "otro gallo cantaría".  

En todo caso el golpe de estado de Javier Arenas en Marbella fue impulsado con secretismo, reuniones secretas y paralelas, contactos individuales y personalizados y con un efecto sorpresa que caracteriza las acciones de un viejo zorro de la política como es el ex ministro de Trabajo. Con este movimiento Arenas ha logrado dos objetivos. Por un lado le mete el dedo en el ojo a su enemiga Dolores de Cospedal que se enteró por la prensa de lo que sucedía. Moreno Bonilla, ni eso, ni por la prensa se enteró. Por otro le regala la alcaldía de Marbella a una fiel y amiga como es Ángeles Muñoz...Y es que "El Niño" -como es conocido desde hace años en el PP- es así.