Leequid

Carreteras cargadores para coches eléctricos

Lun, 29 Mayo 2017

La situación de polución en las grandes ciudades es insostenible. De cuando en cuando nos llegan noticias de restricciones de tráfico en capitales de todo el mundo a causa de la contaminación. Porque el tráfico es el responsable de la mayoría de las emisiones en estos entornos. Por eso el coche eléctrico se está convirtiendo en una alternativa cada vez más definitiva.

Un problema de autonomía

Solo le quedan por superar algunas barreras. Los expertos y las marcas suelen comparar la evolución de estos vehículos con la de los móviles. Quieren que veamos lo rápido que está avanzando la tecnología en este campo. Y que lo que ahora nos parece imposible en unos años será lo más normal.

 

El principal inconveniente de los coches eléctricos es, a día de hoy, la autonomía. Su incapacidad para recorrer distancia superiores a los 200 kilómetros en la mayoría de los casos, los convierten en vehículos ideales para las ciudades, pero poco prácticos en carreteras abiertas, para viajes largos. Es un factor que disuade a un gran número de compradores.

Cargando como móviles

Por eso, parte del desarrollo de la movilidad eléctrica se está centrando en carreteras que carguen los coches. La empresa que más está apostando por esta tecnología es Qualcomm. Esta compañía está produciendo un sistema que denominan Halo. En principio, lo que han conseguido es cargar los coches eléctricos sin necesidad de enchufarlos.

De nuevo, el móvil es el ejemplo. Se trata de un sistema similar al que emplean esos cargadores en los que basta colocar el teléfono encima para que carguen el dispositivo.

Aplicarlo a las carreteras

El siguiente paso es incorporar este sistema a las autopistas y que sea capaz de cargar el coche mientras este está en movimiento. De esta manera no solo se solucionará el principal inconveniente de los vehículos eléctricos. Además, se eliminará definitivamente la necesidad de parar a repostar, independientemente del sistema energético del coche.

Y el eslabón que cerraría el círculo es que la energía con la que las carreteras carguen los coches sea generada por la misma pista al captar la energía solar. Suena futurista. Cómo los móviles con cámara, conexión a Internet, GPS y reproductor de música todo en uno.